mié, 20 de abril de 202210 minutos de lecturaFather Hans Buob

2 Domingo de Pascua

Homilías bíblicas sobre los Evangelios dominicales en el año de lectura C

The Incredulity of Saint Thomas, by Caravaggio (ca. 1602).

Pasajes de la Biblia


Juan 20:19-31

Al atardecer de aquel primer día de la semana, estando reunidos los discípulos a puerta cerrada por temor a los judíos, entró Jesús y, poniéndose en medio de ellos, los saludó. ―¡La paz sea con vosotros! Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Al ver al Señor, los discípulos se alegraron. ―¡La paz sea con vosotros! —repitió Jesús—. Como el Padre me envió a mí, así yo os envío a vosotros. Acto seguido, sopló sobre ellos y les dijo: ―Recibid el Espíritu Santo. A quienes perdonéis sus pecados, les serán perdonados; a quienes no se los perdonéis, no les serán perdonados. Tomás, al que apodaban el Gemelo, y que era uno de los doce, no estaba con los discípulos cuando llegó Jesús. Así que los otros discípulos le dijeron: ―¡Hemos visto al Señor! ―Mientras no vea yo la marca de los clavos en sus manos, y meta mi dedo en las marcas y mi mano en su costado, no lo creeré —repuso Tomás. Una semana más tarde estaban los discípulos de nuevo en la casa, y Tomás estaba con ellos. Aunque las puertas estaban cerradas, Jesús entró y, poniéndose en medio de ellos, los saludó. ―¡La paz sea con vosotros! Luego dijo a Tomás: ―Pon tu dedo aquí y mira mis manos. Acerca tu mano y métela en mi costado. Y no seas incrédulo, sino hombre de fe. ―¡Señor mío y Dios mío! —exclamó Tomás. ―Porque me has visto, has creído —le dijo Jesús—; dichosos los que no han visto y sin embargo creen. Jesús hizo muchas otras señales milagrosas en presencia de sus discípulos, las cuales no están registradas en este libro. Pero estas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que al creer en su nombre tengáis vida.

Homilías bíblicas


“Al atardecer de aquel primer día de la semana, estando reunidos los discípulos a puerta cerrada por temor a los judíos, entró Jesús y, poniéndose en medio de ellos, los saludó. ―¡La paz sea con vosotros! Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Al ver al Señor, los discípulos se alegraron” (cf. versículo 19-20)

La hora exacta, realmente inusual en el Evangelio, quiere conectar los acontecimientos de la tarde con los de la mañana. Por la mañana - era el día de la resurrección de Jesús. Y este acontecimiento de la mañana llega ahora a su clímax en la noche. A pesar de las puertas cerradas - y de hecho: "por miedo", como dice explícitamente - Jesús entra en medio de ellos. Esta aparición de Jesús libera a los discípulos del miedo y la tristeza. A partir de ahora, ya no oímos que se encierran por miedo.

El saludo de paz de Jesús, y con él la certeza de que Él es realmente, hace que el miedo en el corazón de los discípulos dé paso a la alegría. Se alegran cuando ven al Señor. Así, el saludo de la paz se ha convertido en el saludo de Pascua - hasta hoy.

Jesús les muestra sus estigmas en las manos y el costado para demostrarlo: Es el mismo Jesús que antes del sufrimiento. La palabra "que lo vieron" es en realidad la redención de la promesa que Jesús hizo antes de su sufrimiento: "Me volveréis a ver" y "vuestro corazón se alegrará". En este punto encontramos ahora la confirmación de estas palabras de Jesús: hoy celebramos también el Domingo de la Misericordia. Y es precisamente aquí, en las heridas que Jesús muestra a sus discípulos, donde está la raíz de esta misericordia: San Faustino nos informa que la sangre y el agua como fuentes de misericordia brotan del corazón, del costado de Jesús. Así que estos estigmas son en realidad la fuente, la expresión figurada de la misericordia infinita de Dios. Aquí vemos que Dios ha arriesgado todo por nosotros por misericordia. Estas heridas representan su totalidad, también la herida interior, y especialmente la herida del corazón señala su herida en la profundidad del corazón, en el centro más íntimo de la persona. Porque el corazón es el centro más íntimo de la persona. Aquí está la fuente de la misericordia. La página, pues, es la visión del centro más íntimo de la persona de Jesús, su sufrimiento más íntimo, la expresión de su compasión por nosotros. Las palabras de Jesús a Sor Faustina: "Jamás en toda la eternidad podrá un hombre comprender la profundidad de mi misericordia" resuenan aquí en este relato.

“―¡La paz sea con vosotros! —repitió Jesús—. Como el Padre me envió a mí, así yo os envío a vosotros” (cf. versículo 21)

Jesús vuelve a hablar de paz a sus discípulos y quiere expresar que la paz en el futuro es algo más que un saludo o una bendición. "Shalom" era el saludo normal del judío en aquella época y lo sigue siendo hoy. Pero ahora, como saludo pascual de Jesús, será algo más que un saludo y una bendición. La paz será un regalo interior que tendrá un efecto exterior, por así decirlo. Se ha convertido, como escribe Pablo, en uno de los frutos del Espíritu: Paz, alegría, amor, paciencia. Una paz que incluso cuando estoy en medio de una discordia exterior, descansa en mis profundidades. Por eso Jesús dijo a los apóstoles: "Cuando entréis en una casa, lo primero que debéis decir es: "Paz a esta casa"". (Lc 10,5), es decir, el saludo pascual. Y si los hijos de la paz habitan allí y la aceptan, descansará sobre ellos; si no, volverá a ti.

Por tanto, el saludo de paz ya no es un simple saludo o una bendición, sino un regalo interior que debe tener un efecto exterior. Lo notamos cuando nos encontramos con personas que viven en esta paz interior con Dios y con ellos mismos. Queda claro que no es algo hecho o entrenado, sino el don del Señor resucitado. Y esto es lo que debemos tomar en serio en la Eucaristía cuando el sacerdote dice: "La paz del Señor esté siempre con vosotros". Aquí este don de la paz nos lo transmite el Señor resucitado que está presente. Por lo tanto, no debemos escuchar esta promesa del sacerdote simplemente como un saludo, sino esperarla conscientemente y responder: Acepto conscientemente esta paz del Señor resucitado. Entonces tendremos la experiencia de poder mantener esta paz interior en medio de muchas turbulencias de la vida cotidiana. Esa es una gran gracia, porque si una persona tiene que vivir en una discordia interior, tiene un efecto improbable en el exterior.

Con su saludo, Jesús inicia ahora también la misión de los discípulos. El tiempo presente del griego: "Como el Padre me ha enviado, así os envío yo" muestra que ahora es la hora de la misión. No es algo que está por venir o que ya ha pasado, sino algo que es ahora y que siempre será. Siempre está presente. La misión de Jesús, que recibió del Padre, es siempre la misión de la Iglesia, es decir, nuestra misión.

Así que los discípulos asumen ahora la misión que Jesús tenía del Padre. Jesús se ocupa aquí de la transmisión de la autoridad y de la transmisión de su misión, que tenía del Padre: transmitir la salvación y la redención al mundo. Esa es la misión y la autoridad de Jesús. Y hacer presente al Señor en el mundo y continuar su obra de salvación es ahora la misión de los discípulos. Pero la paz precede a esto. No deben tener miedo. Jesús les habla: Puedes llevar esta paz pascual, esta victoria pascual dentro de ti.

“Acto seguido, sopló sobre ellos y les dijo: ―Recibid el Espíritu Santo. A quienes perdonéis sus pecados, les serán perdonados; a quienes no se los perdonéis, no les serán perdonados”. (cf. versículo 22-23)

Después de la misión sigue ahora la comunicación del Espíritu. La unción del Espíritu Santo es el requisito previo para llevar a cabo esta misión. Así como Jesús fue ungido en el Jordán y sonó la voz del Padre: "Este es mi Hijo amado", así también los discípulos deben recibir ahora el Espíritu Santo. Por lo tanto, al envío debe seguirle ahora la comunicación del Espíritu. En el griego significa literalmente "sopló". Ya en el Antiguo Testamento, soplar significa: transferir la vida. Este es el aliento, el aliento de vida, ruach, el Espíritu Santo. De este modo, los discípulos comparten la vida del Señor resucitado. Él poseía el Espíritu Santo en abundancia y ahora lo transmite a sus discípulos y, por tanto, también a nosotros. Es el mismo Espíritu Santo que guió a Jesús.

La palabra de la remisión de los pecados y de la contención es una gran palabra de autoridad del Señor resucitado, porque eso es lo que vino a hacer: perdonar el pecado. Él nos ha redimido del pecado. Por eso, precisamente el Sacramento de la Penitencia es el Sacramento del Señor Resucitado. Por desgracia, hoy en día esta gran gracia de la resurrección está casi olvidada. Pero debemos procurar encontrar el camino de vuelta a este poderoso sacramento de la Pascua y no descuidar más esta gran gracia, porque para esto Cristo se hizo hombre. Para darnos esta redención de nuestros pecados, tomó sobre sí su amargo sufrimiento.

“Tomás, al que apodaban el Gemelo, y que era uno de los doce, no estaba con los discípulos cuando llegó Jesús. Así que los otros discípulos le dijeron: ―¡Hemos visto al Señor! ―Mientras no vea yo la marca de los clavos en sus manos, y meta mi dedo en las marcas y mi mano en su costado, no lo creeré —repuso Tomás”. (cf. versículo 24-25)

Juan quiere fortalecer nuestra fe con su Evangelio. Ese es el objetivo. Y por eso trae algo al final de todo el relato que le debe parecer muy importante, es decir, este pasaje sobre el Tomás dubitativo. Ya en Juan 14:5, Tomás le dice al Señor: "Señor, no sabemos a dónde vas. ¿Cómo sabremos entonces el camino?" (Jn 14:5) Así que incluso en este pasaje percibimos una seria lucha en Tomás. Quiere ir con el Señor, pero no sabe cómo.

Y ahora los demás discípulos le dan testimonio: "Hemos visto al Señor". La palabra griega "horao" (οραω), no significa simplemente un ver, sino que expresa siempre una manifestación de Dios. Es una revelación, una percepción y un reconocimiento que es más que "ver a alguien o algo". Así que han visto al Señor significa: lo han reconocido como el Resucitado. Y la palabra en tiempo perfecto, un tiempo pasado, que quiere decir: Lo han visto y lo han reconocido y lo que han visto está ahora realmente todavía en ellos, es también presente y futuro, algo duradero.

Pero Tomás va ahora más allá, porque se dice a sí mismo: Los ojos pueden engañar. Si Jesús ha resucitado realmente, entonces debe poder tocarse. Esto es en realidad una consideración lógica de Tomas. Así que Tomás no es un escéptico por afán de crítica. Hay críticos que dudan de todo porque siempre creen que saben más. Pero Tomas duda por necesidad. Hay una diferencia. Ni los discípulos ni el Señor se indignan con él, porque está luchando genuinamente por la verdad.

“Una semana más tarde estaban los discípulos de nuevo en la casa, y Tomás estaba con ellos. Aunque las puertas estaban cerradas, Jesús entró y, poniéndose en medio de ellos, los saludó. ―¡La paz sea con vosotros! Luego dijo a Tomás: ―Pon tu dedo aquí y mira mis manos. Acerca tu mano y métela en mi costado. Y no seas incrédulo, sino hombre de fe. ―¡Señor mío y Dios mío! —exclamó Tomás”. (cf. versículo 26-28)

En este punto, el domingo ya destaca en comparación con el sábado. Así como el primer encuentro de Jesús con los discípulos tuvo lugar en domingo, el segundo encuentro con los discípulos, ocho días después, también tiene lugar en domingo, el primer día de la semana. El séptimo día, el sábado, es el día de descanso eterno en el relato de la creación. El primer día del relato de la creación es la nueva creación. Y así, el día de la resurrección es el domingo, el día de la nueva creación, de la nueva vida. Por eso celebramos el domingo y por eso el Señor resucitó en domingo y se apareció a los discípulos en la tarde del mismo día y de nuevo una semana después en domingo.

Lo interesante de esta segunda aparición de Jesús es que las puertas se cierran de nuevo, pero ya no se menciona el miedo. Porque los discípulos ya han visto a Jesús. Se les quitó el miedo y la ansiedad, es decir, el Resucitado ya había efectuado algo en ellos.

Ahora es importante para Tomás que Jesús vuelva a estar en medio de ellos. Y Jesús -esto está maravillosamente descrito- se dirige a Tomás. Se preocupa por el individuo en su situación especial. Eso era cierto entonces, pero también lo es para nosotros hoy. Jesús no rechaza a Tomás. No le critica: "¿Por qué no crees? No. Lo toma en serio en su necesidad. Es una maravillosa revelación de Dios. Lo toma en serio en sus preguntas. Se dirige a él como individuo, aunque todos los demás también están allí. Jesús conoce su necesidad y Tomás puede experimentarla: El Señor me conoce completamente. Experimenta: Jesús responde a mi necesidad sin criticarme, sin cuestionarme de ninguna manera. Esa es esta maravillosa revelación que se aplica a nosotros igual que a Tomás.

Tomás experimenta entonces algo similar a Natanael. Cuando Felipe anuncia a Natanael -que también dudaba-: "Hemos encontrado a Jesús de Nazaret", Natanael le contesta con la duda: "¿De Nazaret? ¿Puede salir algo bueno de ahí?" (Jn 1:46) Nazaret no aparece en las Escrituras, así que seguramente el Mesías no puede venir de Nazaret. En esta situación, Felipe no tiene más remedio que decir: "¡Venid a ver!". Y efectivamente, a pesar de sus dudas, Natanael sigue adelante. Jesús lo ve venir hacia él y dice: "Ahí viene un israelita auténtico, un hombre sin falsedad" (Jn 1,47), es decir, un israelita honestamente inquieto que escudriña las Escrituras, que busca realmente la verdad y, por tanto, al Mesías. Y a la pregunta sorprendida de Natanael: "¿De qué me conoces?", Jesús responde: "Ya antes de que Felipe te llamara, te vi bajo la higuera". (Jn 1,48) Al igual que Tomás en el Evangelio de hoy, Natanael también experimenta: Este Jesús conoce mi necesidad interior, mi búsqueda de la verdad, mi búsqueda del Mesías. Incluso me reconoció bajo la higuera. Quizás Natanael había experimentado algo muy personal bajo la higuera que sólo él conocía y, por tanto, sólo Dios podía conocer. Entonces Natanael se convenció: Este Jesús conoce mi necesidad. Me tiende la mano. Sólo él, Dios, puede conocer mi ser interior. Y Tomás tiene la misma experiencia: Jesús conoce mi necesidad más íntima y se acerca a mí. Aunque pensemos que Jesús está lejos, Dios siempre está ahí.

Jesús permite a Tomás lo que su fe necesita ahora, es decir, el tacto. En griego, de nuevo, no es literalmente "ser", como en alemán, sino "hacerse": ginu (γινου): "No os hagáis incrédulos, sino creyentes". Este "llegar a ser" es bastante decisivo aquí, pues muestra: Tomás no es un Tomás incrédulo, sino que quiere llegar a ser creyente. Está, por así decirlo, en el medio. Ahora puede llegar a ser ambas cosas, tanto incrédulo como creyente. La incredulidad en el Nuevo Testamento no es una falta de fe, sino un rechazo consciente de la misma. Así que Tomás, a quien se le permite ahora tocar a Jesús, verlo y escucharlo, puede ahora convertirse en incrédulo -es decir, rechazar conscientemente la fe- o en creyente. Ahora debe tomar una decisión. Y todo lo que Jesús le ha revelado -a saber: conozco tu necesidad, aunque no me hayas visto, y respondo a ella- es suficiente para que Tomás haga su maravillosa confesión: "¡Señor mío y Dios mío!" Esta respuesta de Tomás es la confesión del cristiano por excelencia.

“―Porque me has visto, has creído —le dijo Jesús—; dichosos los que no han visto y sin embargo creen. Jesús hizo muchas otras señales milagrosas en presencia de sus discípulos, las cuales no están registradas en este libro. Pero estas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que al creer en su nombre tengáis vida”. (cf. versículo  29-31)

"Porque me has visto", dice literalmente el griego, "te has hecho creyente". Y aquí también se utiliza el tiempo perfecto para dejarlo claro: Tomás no se convirtió en un creyente para este momento, sino permanentemente.

La bienaventuranza de los que no han visto y sin embargo creen se aplica a nosotros: Bienaventurados los que no estaban allí hace 2.000 años, los que no lo han visto con ojos terrenales ni lo han tocado con sus manos y sin embargo creerán. Se trata de Jesús que mira desde Tomás, por así decirlo, a todas las generaciones venideras, a nosotros.

El prólogo del Evangelio de Juan dice: "En el principio era el Verbo"(Jn 1,1) Y este Verbo va ahora por el mundo a través de los testigos: "Pero estas [señales] se han escrito para que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que creyendo tengáis vida en su nombre." (Jn 20:31) Así que la Palabra entra en el mundo a través de los testigos - a través de Tomás y los otros apóstoles, y finalmente a través de nosotros - y provoca la fe. La Palabra produce la fe, ¡no los milagros!

Así, en el Evangelio de Juan, el principio está conectado con el final. Veamos de nuevo este Evangelio. Tiene mucho que decirnos para nuestra vida.