mié, 10 de agosto de 202210 minutos de lecturaFather Hans Buob

20º Domingo

Homilías bíblicas sobre los Evangelios dominicales en el año de lectura C

Ⓒ Photo by Guille Pozzi on Unsplash

Pasajes de la Biblia


Lucas 12:49-53

Fuego he venido a traer a la tierra, y ¿qué quiero sino que ya arda? Tengo que ser bautizado con un bautismo, y ¡qué ansias tengo hasta que se lleve a cabo! ¿Pensáis que he venido a traer paz a la tierra? No, os digo, sino división. Pues desde ahora, habrá cinco en una casa divididos: tres contra dos y dos contra tres; se dividirán el padre contra el hijo y el hijo contra el padre, la madre contra la hija y la hija contrala madre, la suegra contra la nuera y la nuera contra la suegra.

Homilías bíblicas


"Fuego he venido a traer a la tierra, y ¿qué quiero sino que ya arda? (cf. versículo 49)

El Evangelio de hoy nos entrega unas palabras de Jesús que al principio nos parecen muy extrañas. Jesús se dirige de nuevo a sus discípulos que se han decidido conscientemente por él y le siguen, y no a las personas que se llaman a sí mismas cristianas pero que han adoptado completamente el pensamiento y las acciones del mundo, como desgraciadamente ocurre de forma generalizada hoy en día. Para estos cristianos, lo que dice el mundo es, por así decirlo, ya un mandamiento de Dios. Ya no se dan cuenta de que en realidad se han desviado completamente del mandamiento de Dios. Pero Jesús se dirige a todos los que quieren caminar con Cristo. En realidad se trata de todo el mundo.

Jesús vino "a echar fuego sobre la tierra". Él vino a encender este fuego, y este fuego es un signo del Espíritu Santo. En Pentecostés, este fuego descendió sobre los discípulos y sobre todos los reunidos. Para eso vino Jesús y para eso sufrió. El propósito de su sufrimiento, su acto de redención, es el envío del Espíritu Santo para arrojar fuego sobre la tierra. Y Jesús anhela que llegue este momento y que ya esté aquí, cuando se encienda este fuego. En la cruz experimentamos cómo Jesús, tras el grito, exhala el Espíritu en el mundo, por así decirlo, este fuego que luego se hace visible y audible en Pentecostés.

Es importante que compartamos este anhelo de Jesús, esta sed del fuego que arroja sobre la tierra, del Espíritu Santo. No dejemos nunca de pedir este Espíritu Santo. No se impone, sino que a través del sufrimiento de Jesús se libera. Se nos da, como podemos leer en otro lugar: "Si vosotros, siendo malos, dais a vuestros hijos lo que es bueno, ¿cuánto más el Padre que está en el cielo dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?" (Lc 11,13) Aquí sentimos todo el anhelo de Jesús: "He venido a echar fuego en la tierra". Pero también nosotros debemos anhelar este fuego, el Espíritu Santo.

"Tengo que ser bautizado con un bautismo, y ¡qué ansias tengo hasta que se lleve a cabo! (cf. versículo 50)

Aquí se aclara el anhelo de Jesús: sufre hasta que se sumerge en este sufrimiento del que sale el Espíritu Santo sobre la tierra. Anhela este bautismo de sufrimiento. En griego, esto está en el tiempo pasado del aoristo, por lo que es algo único, precisamente el clímax de su vida, su entrega total en su sufrimiento y muerte. Y anhela esto, porque es el requisito para que el fuego del Espíritu Santo caiga en la tierra. El anhelo de Jesús es en realidad el anhelo de ganar a la gente a través del Espíritu Santo. El bautismo de Juan en el Jordán fue la preparación para la misión de Jesús como Mesías, el bautismo de sufrimiento en la cruz es la culminación.

"¿Pensáis que he venido a traer paz a la tierra? No, os digo, sino división. Pues desde ahora, habrá cinco en una casa divididos: tres contra dos y dos contra tres; se dividirán el padre contra el hijo y el hijo contra el padre, la madre contra la hija y la hija contrala madre, la suegra contra la nuera y la nuera contra la suegra.". (cf. versículo 51-53)

Qué palabras tan aterradoras las de Jesús: "¿Creéis que he venido a traer la paz a la tierra? No, te digo, no la paz, sino la división". A continuación, se describe la comunidad más íntima de la vida. Si cinco personas viven en la misma casa, habrá discordia. Esto nos parece extraño al principio. Después de todo, Jesús vino a traer la paz. Y aquí no habla de paz, sino de discordia. ¿No es esto una contradicción con otras declaraciones? No, es simplemente una declaración.

Como ya se ha dicho, Jesús vino a echar fuego en la tierra, el Espíritu Santo. Pero, ¿qué hace este Espíritu Santo en el mundo? Él hace que se discierna. Por eso, por ejemplo, el anciano Simeón le dice a María en el templo: "Este está puesto para la caída y la resurrección de muchos en Israel, y los pensamientos de muchos corazones se revelarán a través de él, a través de Cristo". Y el Espíritu Santo que Jesús envía hace exactamente eso en los corazones de la gente: ¡Provoca y divide! Eso es lo que dice Jesús aquí. La consecuencia de este fuego que se gana en la cruz, de este Espíritu Santo, será que incluso en la comunidad más íntima de la familia habrá de repente discordia y división.

Pero todo esto no es una consecuencia del cristianismo, es la reacción del mundo a la obra del Espíritu Santo. El mundo se resiste a este Espíritu Santo y a Cristo. Quiere seguir su propio camino. Es egoísta. No quiere someterse a Dios. Cuando las personas son atrapadas por el fuego del Espíritu Santo y tratan de seguir a Jesús, provocan a su entorno. Lo experimentamos en todas partes.

La palabra "venir" en griego está en tiempo perfecto y, por tanto, expresa algo permanente. Hasta que Cristo vuelva, habrá una situación constante en el mundo en la que un cristiano que se deja encender por este fuego del Espíritu y trata de vivir honestamente por él, provoca a los demás - incluso en su propia comunidad, en su propia familia. Jesús quita aquí todas las ilusiones a los discípulos. Les dice claramente lo que les espera si siguen a Cristo. El reino de Dios no llega sin sufrimiento. Y este divorcio también afectará dolorosamente a los discípulos. La exigencia de Jesús de una entrega total a él y de un discipulado encenderá una guerra interior incluso en la comunidad humana más cercana de la familia, una discordia que puede desgarrar lazos muy estrechos.

Esto es exactamente lo que experimentamos una y otra vez, que las personas dentro de la familia se quejan de que uno de los cónyuges está caminando por el camino con Cristo, dejándose encender verdaderamente por el Espíritu Santo - y provocando así al otro cónyuge. El otro cónyuge quiere vivir una vida diferente, no quiere vivir demasiado piadosamente, sino disfrutar del mundo y de la vida. Cuestiona esta nueva forma de vida con Dios y en algún lugar que conoce -que normalmente también es cristiano- que el cónyuge que vive resueltamente vive según la palabra y el mandamiento de Dios. Pero precisamente por eso se resiste, porque no quiere aceptarlo. Esto lleva a peleas y divisiones. El espíritu de Dios provoca al que no se rinde a él, sino que lleva el espíritu del mundo dentro de sí y vive conscientemente de acuerdo con él.

Algo similar ocurre entre padres e hijos. Una y otra vez, los jóvenes que en algún momento han reencontrado su fe y ahora hacen algo más que rezar un "Padre Nuestro" al día, informan de que sus propios padres les llaman excesivos e intolerantes y les dicen: Sigue siendo normal. Los otros jóvenes tampoco lo hacen. ¿Por qué no te quedas como los demás? Esto es exactamente lo que Jesús predijo.

Por lo tanto, no es que haya venido a causar división. Él no quiere la división. Quiere la unidad. Pero donde está presente este fuego del Espíritu Santo, donde la gente se deja realmente dirigir por él y vive una vida de devoción a Cristo, los otros que no quieren hacer esto, que quieren disfrutar de la vida de alguna manera, que no quieren guardar la Palabra de Dios, las leyes de Dios, se sentirán provocados, incluso en la comunidad más íntima de la vida. Se defenderán con todo tipo de excusas contra la parte creyente de su familia o comunidad. Esta es una situación muy concreta. Pero a la luz del Evangelio de hoy, podemos comprender mejor esta situación y también soportarla en cierta medida. No nos resistamos a ello. Permanezcamos en el amor. Sólo el amor puede superar las barreras. Sólo a través del amor el Espíritu de Dios puede ganar a los demás miembros de la familia, de la comunidad cercana o de cualquier grupo de amigos. Y de eso se trata.