mié, 21 de septiembre de 202210 minutos de lecturaFather Hans Buob

26º Domingo

Homilías bíblicas sobre los Evangelios dominicales en el año de lectura C

Interior of a Palace with Elegant Figures Dining. Parable of Lazarus and the Rich Man, by Bartholomeus van Bassen.

Pasajes de la Biblia


Lucas 16:19-31

Había una vez un hombre rico que se vestía de púrpura y de lino fino y celebraba fiestas relucientes día tras día. Pero a la puerta del rico yacía un pobre hombre llamado Lázaro, cuyo cuerpo estaba lleno de forúnculos. Hubiera querido saciar su hambre con lo que caía de la mesa del rico. En cambio, los perros vinieron y le lamieron los forúnculos. Pero sucedió: el pobre hombre murió y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham. El hombre rico también murió y fue enterrado. En el inframundo, donde sufría un dolor agonizante, levantó la vista y vio de lejos a Abraham y a Lázaro en su seno. Entonces gritó: 'Padre Abraham, ten piedad de mí y envía a Lázaro; que moje la punta de su dedo en el agua y refresque mi lengua, porque estoy en gran agonía en este fuego'. Abraham le contestó: 'Hijo mío, recuerda que tú recibiste tus beneficios mientras estabas vivo, mientras que Lázaro sólo recibió lo malo. Ahora él está reconfortado aquí, pero tú sufres un gran tormento.

Además, entre nosotros y vosotros hay un abismo profundo e infranqueable, de modo que nadie puede venir de aquí a vosotros ni de allí a nosotros, aunque quisiera. Entonces dijo el hombre rico: ¡Entonces te ruego, padre, que lo envíes a la casa de mi padre! Porque todavía tengo cinco hermanos. Que les advierta, para que no vengan también a este lugar de tormento. Pero Abraham dijo: Tienen a Moisés y a los profetas, que los escuchen. Él respondió: No, padre Abraham, pero si uno de los muertos viene a ellos, se arrepentirán. Entonces Abraham le dijo: Si no escuchan a Moisés y a los profetas, no se convencerán aunque uno resucite de entre los muertos.

Homilías bíblicas


"Había una vez un hombre rico que se vestía de púrpura y de lino fino y celebraba día tras día fiestas relucientes. Pero a la puerta del rico yacía un pobre hombre llamado Lázaro, cuyo cuerpo estaba lleno de forúnculos. Hubiera querido saciar su hambre con lo que caía de la mesa del rico. En cambio, los perros vinieron y le lamieron los forúnculos. Pero sucedió: el pobre hombre murió y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham. El hombre rico también murió y fue enterrado. En el inframundo, donde sufría un dolor agonizante, levantó la vista y vio de lejos a Abraham y a Lázaro en su seno". (cf. versículo 19-23)

Esta parábola tiene un significado muy profundo. Sin embargo, no hay que aplicarlo de forma puramente mecánica en el sentido de que todo pobre, independientemente de su forma de pensar y vivir, va automáticamente al cielo y, a la inversa, todo rico va automáticamente al infierno. Ese no es el mensaje de la parábola.

El pobre, al que se describe como enfermo, pobre en todos los aspectos y completamente a merced de los demás, es -literalmente del griego- "arrojado delante de la casa del rico", es decir, apartado con la esperanza de que el rico le dé algo. Así que ya no pudo evitarlo. Ya ni siquiera podía mantenerse en pie. Fue literalmente desechado, "tirado". Y cuando murió, "fue llevado por los ángeles al seno de Abraham". Con el hombre rico, en cambio, sólo dice muy brevemente: "Fue enterrado". Esta es la diferencia y el contraste decisivos: para el pobre la muerte era el fin de su sufrimiento, para el rico era el fin de su felicidad terrenal.

"Entonces gritó: 'Padre Abraham, ten piedad de mí y envía a Lázaro; que moje la punta de su dedo en el agua y refresque mi lengua, porque estoy sufriendo una gran agonía en este fuego. Abraham le contestó: 'Hijo mío, recuerda que tú recibiste tus beneficios mientras estabas vivo, mientras que Lázaro sólo recibió lo malo. Ahora él está reconfortado aquí, pero tú sufres un gran tormento. Además, entre nosotros y vosotros hay un abismo profundo e infranqueable, de modo que nadie puede venir de aquí a vosotros ni de allí a nosotros, aunque quisiera." (cf. versículo 24-26)

Cuando el rico levanta la vista y ve a Abraham y a Lázaro en su seno y pide ayuda, Abraham le dice: "Aunque quisiéramos, este abismo no se puede cruzar. Esta es una declaración muy clara de Jesús hacia el final, sobre el abismo entre el cielo y el infierno.

Que Abraham se dirija al hombre rico como "niño" es, sin embargo, una expresión de gran compasión. El cielo siempre tendrá compasión. Nunca odiará, ni siquiera a los que la odian, es decir, a los -como decimos- condenados. Esto está maravillosamente expresado en este pasaje. Pero, sin embargo, la afirmación muy clara sigue siendo: no hay más sobre y sobre entre el cielo y el infierno.

El hombre rico permaneció en la incredulidad impenitente durante su vida. Era francamente ciego a los pobres y a los débiles, y eso significa que era sordo a la enseñanza y al mensaje de salvación de Jesús, que se concreta en el amor al prójimo. No maldijo ni escupió al pobre, sino que simplemente lo pasó por alto. Estaba tan cegado por sus bienes que no vio lo que exige el mensaje de Jesús, el amor al prójimo, que está a su puerta, por así decirlo.

Esta afirmación de la parábola es bastante decisiva: el apego al dinero y a los bienes, a los bienes materiales pero también a los espirituales, como el honor, la buena fama, el querer ser conocido, etc., hace que uno sea sordo al mensaje de salvación de Jesús. Esta es una experiencia que la gente del cristianismo siempre ha hecho. Cuántas veces ocurre que los creyentes -cuando llegan a una riqueza repentina, ya sean bienes externos o prestigio y poder- se desvían de repente de la verdad, que de pronto quieren ser algo fuera de sí y proclaman su propia opinión, aunque ésta sea contraria al mandamiento de Dios y consista en falsas doctrinas. El aferramiento codicioso a los valores egoístas hace que uno sea sordo al mensaje de salvación y conduce automáticamente al orgullo. Las personas que se guían por esta actitud quieren ser como Dios y creen que lo saben todo mejor que Él. Este es un peligro muy grande, que cada uno de nosotros probablemente conoce por su propia vida. Ninguno de nosotros es inmune a esto. Y no hay que ser millonario para hacerlo. Si estamos un poco apegados a algo mundano, realmente apegados a ello, rápidamente notamos cómo nos volvemos sordos al mensaje de salvación.

Por el contrario, no debemos concluir de esto: "Sí, tenemos que volver a ser pobres, entonces volveremos a tener fe". Ciertamente, ése no es el camino de la fe: hacerse pobre sólo para volver a clamar a Dios por ayuda. Más bien, el camino de la fe es un camino de amor, independientemente de lo que poseamos.

"Entonces dijo el hombre rico: Entonces te ruego, padre, que lo envíes a la casa de mi padre. Porque todavía tengo cinco hermanos. Que les advierta, para que no entren también en este lugar de tormento. Pero Abraham dijo: Tienen a Moisés y a los profetas, que los escuchen. Él respondió: No, padre Abraham, pero si uno de los muertos viene a ellos, se arrepentirán. Entonces Abraham le dijo: Si no escuchan a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán, si uno resucita de entre los muertos". (cf. versículo 27-31)

Luego viene esta maravillosa petición del hombre rico: Todavía tengo cinco hermanos. Abraham, envíales a Lázaro para que se arrepientan y no vengan al lugar donde estoy. Así que estos cinco hermanos -esto queda muy claro aquí, porque se supone que deben arrepentirse- son tan impenitentes como el hombre rico. Como él, persisten en la incredulidad. Sus posesiones actuales les bastan y no piensan en absoluto en el verdadero sentido de la vida.

En la respuesta de Abraham a la petición del rico: "Si no escuchan a Moisés y a los profetas" queda claro: Si no escuchan la Palabra de Dios, no se arrepentirán ni creerán "si uno se levanta de entre los muertos". No encontramos a Dios y la fe a través de milagros u otros eventos extraordinarios, sino sólo en el poder de la Palabra de Dios. Es en el poder de este alimento de la Palabra de Dios que nos hacemos capaces de creer, porque esta Palabra de Dios es poder y vida. Hace surgir en nosotros lo que dice. Por eso es una forma tan importante de evangelización dar discretamente una Escritura a una persona que quizás sea débil en la fe o que todavía no ha encontrado la fe en absoluto, si se presenta la oportunidad, y pedir a Jesús que muestre a esta persona un pasaje de la Biblia a través del cual pueda golpearle en el corazón con su Palabra. San Agustín, por ejemplo, se convirtió de esta manera: escuchó una voz: Toma y lee, coge las Sagradas Escrituras, las abre y le llega al corazón. O San Antonio, el padre del desierto. Vino a la Santa Misa y escuchó la parábola del joven rico. Quedó tan afectado que volvió a casa, regaló todas sus posesiones, se fue al desierto y se convirtió en el gran padre del desierto. Así es como la gente es golpeada una y otra vez por la Palabra de Dios. Por lo tanto, al final, no se puede hacer nada más profundo que ofrecer la Palabra de Dios a las personas cuando uno siente que es sabio, que están preparadas para ello - y luego también permanecer en oración y pedir la gracia de que el propio Espíritu de Dios les impulse a abrir las Sagradas Escrituras, tal vez por curiosidad, y que una Palabra de Dios les hable y les golpee en el corazón cuando la miran.

Sin embargo, la gente "no se convencerá aunque uno se levante de entre los muertos". Hay muchos milagros registrados hoy en día. Toda canonización o beatificación requiere un milagro extraordinario reconocido por los médicos. Así que todos los ateos de todo el mundo podrían convencerse de esto y entonces todos tendrían que creer como resultado. Pero, como sabemos, no es así.

Porque el requisito previo para la fe es otro aspecto, como se expresa en esta imagen: Como ya se ha dicho anteriormente, no se quiere decir que si uno es pobre, vaya automáticamente al cielo, y si uno es rico, vaya automáticamente al infierno. Se trata más bien del peligro que encierran las riquezas: el rico -rico en todos los sentidos- que tiene lo suficiente y está apegado a las cosas, debe tener cuidado de no apegarse a ellas y hacerse sordo al verdadero mensaje de salvación, al verdadero sentido de la vida. Tendrá que preguntarse una y otra vez si está realmente en el camino de la salvación, y al responder a esta pregunta tendrá que orientarse en el amor al prójimo. Este amor es el mandamiento principal. Esto queda claro aquí.

Por el contrario, el pobre, el desechado y desamparado, que es así totalmente dependiente de Dios: Aquí se trata de la voluntariedad de vivir realmente de forma consciente la pobreza ante Dios, de ser desamparado ante Dios. La conocida bienaventuranza "Bienaventurados los pobres de espíritu" es este ser hijo ante Dios, este saberse totalmente dependiente de Dios, este estar totalmente entregado a Dios. De esta pobreza bíblica se trata, porque los que sólo son pobres sin creer no entrarán en el cielo. Se trata de esta pobreza que soporto ante Dios. En ninguna parte de la parábola se dice que el pobre hombre, Lázaro, se quejara o regañara. Soportó todo hasta la muerte.

Se trata de esa necesaria actitud básica de pobreza ante Dios, de humildad. Como soy, así soporto, con mis debilidades -en sentido figurado, con mis úlceras-, también con mis pecados, con todo lo que aún me pesa, con toda humildad. El orgulloso, en cambio, es el que también es espiritualmente orgulloso -pensemos en los fariseos, a los que también se dirige Jesús, que se imaginan que tienen derecho al cielo y que, por vivir decentemente y hacer buenas obras, pueden, por así decirlo, comprar el cielo para ellos. El rico es el que tiene sus posesiones, su propiedad, que supuestamente le hace feliz: cree que puede comprar el cielo con su riqueza. Pero son precisamente estos ricos los que se perderán el cielo porque quieren hacerlo todo ellos mismos. No puedo trabajar ni comprar la vida infinita y eterna. Sólo puedo hacer que me lo den. Es un puro regalo de Dios. Y lo que hago hacia Dios es puro amor a Dios.

Tenemos que ver esta imagen en su profundidad: Jesús trae aquí una parábola que quiere decir algo sobre esta pobreza espiritual, sobre estar completamente abandonado, sobre aguantar en este mundo, aunque nos desprecien o nos pasen por alto. Pero también quiere decir algo sobre esta ceguera para lo que es realmente el mensaje de Jesús, es decir, el amor al prójimo, el amor en general. Examinémonos a nosotros mismos: ¿Cuál es mi actitud básica? ¿Es la actitud básica de pobreza y humildad? ¿Soy como un niño ante Dios? ¿Espero todo de él? ¿Mi acción hacia Dios es puro amor, un aguante por amor a él? ¿O soy orgulloso, miro con desprecio a los demás y los condeno porque, por ejemplo, a mis ojos llevan una vida de fe tibia? ¿Estoy tan seguro de mí mismo que tengo garantizado ir al cielo porque vivo "como debe ser"? Jesús quiere mostrar aquí muy claramente esta actitud básica y, sobre todo, la importancia de la Palabra de Dios: El rico que está seguro de sí mismo y piensa que se ha ganado el cielo como recompensa de Dios con su vida, debe abrirse primero a la Palabra de Dios. De lo contrario, cuando uno resucite, en el mejor de los casos se sentirá confirmado en su riqueza. Debe escuchar la Palabra de Dios para que le golpee en lo más profundo de su mente y cambie su actitud básica. Pero esto sólo puede ocurrir a través de la Palabra de Dios.