Fri, September 10, 202110 minutos de lecturaBernhard Meuser

El Rosario

Después del Padre Nuestro y el Ave María, el Rosario es la forma de oración más difundida del cristianismo. Dado que esta oración involucra una cercanía especial a la Madre de Dios, como la que se da en el catolicismo, en esta misma denominación cristiana es que tiene su hogar.

Ⓒ Photo by Charith Kodagoda from Pexels

¿Qué es eso?


Rosario es el “nombre de un instrumento y de un ejercicio de oración que se desarrolló en el siglo XII, especialmente entre los cistercienses y cartujos, cuyos hermanos legos no tomaban parte en la Liturgia de las Horas, que era en latín. Por ello, en el rosario tenían una forma propia de oración, que llamaban el “salterio mariano”. Más tarde el rosario fue fomentado sobre todo por los dominicos, pero también por las demás órdenes religiosas. "(YOUCAT 265). Después del Padre Nuestro y el Ave María, el Rosario es la forma de oración más difundida del cristianismo. Dado que esta oración involucra una cercanía especial a la Madre de Dios, como la que se da en el catolicismo, en esta misma denominación cristiana es que tiene su hogar. Pero, también los cristianos ortodoxos y protestantes usan a veces el rosario o formas similares de oración con cuentas para rezar. Encontramos precursores del rosario actual entre los eremitas del desierto de los siglos III y IV, que buscaban un medio para cumplir el mandato bíblico de "orar sin cesar" (1 Tes 5,17). En el rezo del rosario se dice una vez el Credo, 6 veces el Padrenuestro y 53 veces el Avemaría, esto nos ayuda a concentrarnos en Dios y en la historia de nuestra redención durante 15-30 minutos. El rosario se divide en “misterios”. Existen los Misterios Gozosos del Rosario, que meditan los misterios de la Encarnación de Dios, los Misterios Dolorosos del Rosario, que contemplan la Pasión de Cristo, los Misterios Gloriosos del Rosario, que se refieren a los misterios de la Resurrección y la Consumación, y los Misterios Luminosos del Rosario, que evocan los misterios de la vida pública de Cristo. San Juan Pablo II ha llamado al Rosario el "camino real de la contemplación". "

¿Qué dice la Biblia?


Los críticos suelen decir que el rosario es una invención católica no bíblica, que incluso contradice el mandato de Jesús "Y al orar, no hablen solo por hablar como hacen los gentiles, porque ellos se imaginan que serán escuchados por sus muchas palabras. No sean como ellos, porque su Padre sabe lo que ustedes necesitan antes de que se lo pidan." (Mt 6, 7-8). Esta escritura no es un regaño a la oración ferviente y prolongada, sino que se refiere a las prácticas mágicas suplicantes de la época. Ciertamente, el rosario también puede ser utilizado de manera incorrecta como una invocación mágica a Dios. Sin embargo, contrariamente a su reputación, el rosario es profundamente bíblico. El Padre Nuestro se encuentra en Mt 6, 9-13; el Ave María es una composición de Lc 1,28 y Lc 1,42, complementada por una petición añadida por el Papa Pío V en 1568. Los cuatro tipos de misterios del rosario meditan exclusivamente sobre acontecimientos de la vida de Jesús y se refieren a relatos bíblicos. De forma concisa, el YOUCAT 149 afirma que el Rosario “es un resumen de los Evangelios."

La pequeña catequesis YOUCAT.


Tiempo para Dios

¿Así que has decidido darle a Dios el primer lugar en tu vida? Entonces te pregunto: ¿Cuántos de tus 1.440 minutos -porque son los que tiene tu día- le das a Dios? Tomemos sólo la mitad (porque en algún momento la gente tiene que dormir, comer y trabajar). ¿Cuántos de tus 720 minutos le pertenecen a Dios? ¿3 minutos? ¿5 minutos? ¿10 minutos? Eso sería el 0,4% o el 0,7% o el 1,4%. Esa es la realidad. Al menos es mejor que no rezar en absoluto, o que mantener el equilibrio del cristianismo en una alternancia de oraciones intermitentes ("¡Socorro, Señor, eres mi último recurso!") y maldiciones ("¡Vete al infierno, idiota!").

Debería quedar claro: sabemos que una prioridad es realmente una prioridad cuando le dedicamos tiempo. Si no, no es una prioridad. "No se puede", dijo una vez Romano Guardini, "a la larga ser un buen cristiano sin rezar, como tampoco se puede vivir sin respirar". Pero al mismo tiempo Guardini afirma con mucha sobriedad: "En general, al hombre no le gusta rezar. Siente fácilmente un aburrimiento, una vergüenza, una falta de voluntad, incluso una hostilidad. Todo lo demás le parece más placentero e importante". Nada agrada más al diablo que alejarnos de Dios y del amor. Para la oración, por tanto, necesitamos una decisión, una voluntad firme y alguien que organiza bien su tiempo para orar.

Y quizás el rosario. Hace más de dos décadas, un buen amigo me lo aconsejó en mi necesidad de rezar: "Toma esto, y empieza a hacerlo!”.

Romano Guardini was a German Catholic priest, author, and academic. He was one of the most important figures in Catholic intellectual life in the 20th century.

El cable de conexión

Ha sido, quizás, el mejor consejo que me han dado en mi vida. Desde entonces, formo parte de la comunidad. Hay personas que viven vidas muy ajetreadas pero que sacan deliberadamente tiempo de su día cuando no están pagando las facturas, manteniendo conversaciones triviales, mirando las pantallas o atendiendo a los niños. Dan un paseo o se retiran a un rincón de su apartamento, ponen el smartphone en silencio y se adentran en la presencia de Jesús, que María ha convertido en un hogar. El Papa Francisco es de los que creen que no hay mejor cable de conexión con el Evangelio y la presencia de Dios que el rosario. Lo que es aún más sorprendente: en las últimas tres décadas, han aparecido cada vez más jóvenes que quieren vivir su fe de manera radical en lugar de dedicarse a un cristianismo burgués y superficial. Parte de la culpa la tiene un anciano que nunca soltó el rosario de sus manos enfermas y gritaba a los jóvenes allí donde los encontraba en sus viajes por el mundo: "¡No os conforméis nunca con la mediocridad!". El nombre del hombre: Juan Pablo II. Los católicos de Europa occidental, que se encontraban en el viaje de mayor adaptación al mundo, no podían explicar su fascinación por el hombre del rosario. Al fin y al cabo, consideraban que la devoción mariana era una etapa anticuada de la educación católica y que el rosario era una reliquia de la Edad Media.

Mística para principiantes

Si tan solo hubieran escuchado al famoso teólogo Karl Rahner, que dijo una vez: "El hombre piadoso del mañana será un místico, uno que ha experimentado algo, o ya no será". El rosario es mística para principiantes. La mística es amor que va cada vez más profundo. Quienquiera que se confíe a la lógica del Evangelio y busque a la persona que estuvo en cercanía mística con Jesús, se encontrará con su madre. Romano Guardini habla del rezo del Rosario como "habitar en la esfera de la vida de María, cuyo contenido es Cristo". Uno entra en un espacio lleno del tierno aroma del amor, se queda, mira, contempla, siente, ... una y otra vez, cada día, durante toda la vida. Paul Badde comparó en una ocasión los veinte misterios del Rosario con "cerraduras para entrar a los Evangelios", "a través de los cuales, como con un prisma, captamos más y más la realidad de la encarnación de Dios en Jesús -y 'con los ojos de su madre', como dijo Juan Pablo II".  

Un cálculo que funciona

Por cierto: Quien reza el rosario todos los días ya está con Jesús 7 x 20 minutos/semana. Eso es 7.280 minutos/año. Son 5 días completos que estás con Jesús. ¿No es más bien con María? Sólo puedo confirmar lo que dijo San Grignon de Montfort: "María es el camino más rápido, más corto, más seguro, más fácil y más perfecto para llegar a Jesucristo". El más rápido: María ya está donde quieres ir como cristiano. El más corto: María te ahorra mil desvíos. El más seguro: ella sabe cómo llegar a Jesús. El más fácil: puedes abandonarte a su guía. El más perfecto: no encontrarás más confianza en Jesús en ningún sitio. ∎