vie, 20 de agosto de 202110 minutos de lecturaBernhard Meuser

La lujuria

Exigir algo -y exigirlo con fuerza- es propio del ser humano.

Ⓒ Photo by cottonbro from Pexels

¿Qué es eso?


Exigir algo -y exigirlo con fuerza- es propio del ser humano. Dios lo ha creado de tal manera que tiene necesidades básicas (querer vivir, comer, multiplicarse), a las que corresponden poderosas pulsiones prerracionales: la pulsión de poder, la de autoconservación, la sexual. El noveno de los diez mandamientos, se menciona en YOUCAT 462: El noveno mandamiento no se opone al deseo sexual en sí, sino al deseo desordenado. La «concupiscencia», contra la que alerta la Sagrada Escritura, es el dominio de los impulsos sobre el espíritu, el predominio de lo impulsivo sobre toda la persona y la pecaminosidad que surge de ello". La atracción erótica entre el hombre y la mujer es, como dice YOUCAT 462: "... creada por Dios y es por eso buena; pertenece al ser sexuado y a la constitución biológica del ser humano. Se encarga de que se unan el hombre y la mujer y de que de su amor pueda brotar la descendencia.". La palabra latina concupiscencia (para referirse al deseo malo) se refiere a la desintegración de las fuerzas motrices naturales, la resistencia al bien y la inclinación continua del hombre al mal, que permanece con el hombre incluso después de su bautismo. “De la avidez provienen la codicia, el robo, la rapiña y el fraude, la violencia y la injusticia, la envidia y el deseo ilimitado por apropiarse de los bienes ajenos.". (YOUCAT 465)

¿Qué dice la Biblia?


El noveno y el décimo mandamiento están dedicados a los malos deseos: "No codiciarás los bienes de tu prójimo; ni codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su esclavo ni su esclava, ni su buey, ni su asno ni nada de lo que pertenezca a tu prójimo." (Ex 20,17) En el Nuevo Testamento, el dominio de la lujuria sobre el hombre está básicamente superado. " Pues se ha manifestado la gracia de Dios, portadora de salvación para todos los hombres, educándonos para que renunciemos a la impiedad y a las concupiscencias mundanas, y vivamos con prudencia, justicia y piedad en este mundo". (Tito 2, 11-12) Porque entregarse al dominio de los falsos deseos y lujurias se considera la marca de un modo de vida pasado de moda; por eso Pablo exhorta en Ef. 4, 22-25 “…para abandonar la antigua conducta del hombre viejo, que se corrompe conforme a su concupiscencia seductora, para renovaros en el espíritu de vuestra mente y revestiros del hombre nuevo, que ha sido creado conforme a Dios en justicia y santidad verdaderas. Por eso, apartándoos de la mentira, que cada uno diga la verdad a su prójimo, porque somos miembros unos de otros "

La pequeña catequesis YOUCAT.


Los abismos son habitables

Cuando mi alma era todo un campo de batalla, visité a los monjes de Taizé. El pequeño pueblo de Borgoña, Francia, es un lugar maravilloso para venir a descansar, a rezar, a leer en las Escrituras. Y, por supuesto, yo había acudido (como miles de personas) para conocer al legendario hermano Roger Schutz. La gente iba a Taizé en aquella época para escucharle y recibir instrucción de un hombre que se encontraba tan profundamente en la presencia de Dios. Estuve allí unos años antes de que el prior de la comunidad fuera asesinado en el verano de 2005. Nadie de los que fue allí a escucharlo quedó decepcionado. Lo que dijo Schutz aquel día fue emocionante. Ya no puedo reproducir las palabras exactas, pero más tarde las volví a encontrar en uno de sus libros. Se trataba del caos que había en mí, de los salvajes disparos en mi alma, los cuales pensaba que solo yo tenía. Pero ahí era donde me había equivocado. El hermano Roger hablaba de una realidad "en cada uno de nosotros".

Brother Roger Schütz, Founder of Taizé Community.

¿Cómo? ¿En cada uno de nostros?

El hermano Roger nos dijo: "En cada uno de nosotros hay abismos, incógnitas, dudas, pasiones salvajes, penas secretas, ... pero también sentimientos de culpa, nunca admitidos, al punto que se abren inmensos vacíos en nosotros. Los impulsos nos agitan, uno no sabe de dónde vienen: ¿instintos primitivos o determinación genética? En ese momento nos dimos cuenta de que el hombre en el que veíamos una especie de santo estaba familiarizado con los abismos detrás de los ojos, con el deseo salvaje, el caos mental, los tiros cruzados y el vacío interior. Pero el sabio padre monje no se detuvo ahí. Nos dio una promesa: "Si dejamos que Cristo rece en nosotros con confianza de niños, un día los abismos serán habitables. Un día, más adelante, descubriremos que se ha producido una revolución en nuestro interior". Permítanme traducir: ¡No reces! ¡Deja que Cristo rece en ti! ¡No desees! ¡Deja que Cristo en ti desee! ¡No busques! ¡Deja que Cristo busque en ti! Y eso lo dice todo, realmente.

El deseo budista y Cristiano

En el siglo XX se produjo un fascinante encuentro en varios lugares de Europa, Asia y América: por primera vez en la historia de las dos religiones, monjes cristianos y budistas pasaron cierto tiempo viviendo juntos, rezando y aprendiendo unos de otros. En el proceso, también hablaron de ZEN y de "no codiciar". Este llamativo mandamiento existe tanto en el budismo como en el cristianismo. Los cristianos lo conocen por los Diez Mandamientos: "No codiciarás la mujer de tu prójimo ni los bienes de tu prójimo". Tomemos un texto del budismo taoísta para comparar: Bodhidharma, un maestro del siglo VI, enseña: "Dondequiera que haya deseo, encontrarás sufrimiento; cuando el deseo cesa, te liberas del sufrimiento. El no-deseo es el camino a la verdad. Por eso te digo: No tengas deseos".

En su clásico "Ser y tener" (1976), el filósofo social y psicoanalista Erich Fromm (1900-1980) también señaló esta coincidencia. El budismo y el cristianismo se unen en la protesta contra las prácticas humanas que prometen la felicidad a través del "tener", y no del "ser". "La codicia", dice Erich Fromm, "es siempre el resultado de un vacío interior". Las personas que viven pensando en “tener” son presas de la codicia; sólo sienten que son algo si poseen lo máximo posible; se definen por la cantidad y el esplendor de los objetos que les rodean; dicen: "Soy lo que tengo". La persona codiciosa sólo tiene amor por los muertos; no puede amar a los vivos. No puede dejar la bella flor en pie; debe destruirla para poseerla. Por lo tanto, saquea, roba, conquista y mata. Al final, lo tiene todo y no es nada. La codicia por las cosas muertas está presente hoy por ejemplo en la codicia por las imágenes muertas que encontramos en la pornografía. También aquí se puede tener todo y no conseguir nada. Lo que se mira son espejismos. La persona de carne y hueso, que uno anhela, es una imagen electrónica. El "tú" es el monitor que ofrece los objetos de deseo en una variedad ilimitada. No se produce ningún encuentro humano. La concupiscencia, el falso deseo, aporta una satisfacción que roba la paz. Sólo alimenta el hambre y acumula tesoros que no existen. Y aquí, también, lo que se aplica a la adicción a las cosas muertas: "¡Necio!", dice el Dios de los cristianos, “Pero Dios le dijo: «Insensato, esta misma noche te van a reclamar el alma; lo que has preparado, ¿para quién será?» Así ocurre al que atesora para sí y no es rico ante Dios. "(Lucas 12, 20-21). El maestro Bodhidharma recomendaría ahora: "La no exigencia es el camino hacia la verdad". Una intersección con lo bíblico: "No codiciarás…” (Dtn 5,21).

Un consenso engañoso

El acuerdo es engañoso; es un consenso en la superficie. El budismo y el cristianismo llegan a la misma conclusión por razones absolutamente opuestas. El budista no debe desear porque la plenitud de las cosas es una falsedad. Él no debe codiciar para que la vida no siga yendo hacia la sobresaturación. "Toda la vida es sufrimiento”, es la primera frase de las "cuatro nobles verdades" de Buda." Superar el sufrimiento pasa por vencer la codicia, por rechazar nuestros deseos, por verlos como mentiras, por decir no. Para los budistas, por tanto, es sabio romper el hábito de desear para ser feliz sin deseos. ¡Un mensaje muy pesimista! El "¡no desear!" de un cristiano tiene razones completamente diferentes.

Los cristianos asumen que todo lo que Dios ha creado es bueno. Las cosas son tentadoras porque en ellas aún descansa el esplendor y el reflejo de la creatividad divina: "Bellas son las flores, más bellas son las personas...", dice un antiguo himno. Debemos alegrarnos de todo lo creado, pero no debemos hacer de ello un ídolo. Pablo recomienda "tener" como si no tuviéramos, “y los que lloran, como si no llorasen; y los que se alegran, como si no se alegrasen; y los que compran, como si no poseyesen;  y los que disfrutan de este mundo, como si no disfrutasen. Porque la apariencia de este mundo pasa…” (1 Cor 7, 30-31). ¿Por qué? Porque el hombre está destinado a la plenitud y no debe entregar sus deseos a objetos insignificantes que no los satisfacen realmente.

Sin deseos y feliz

¿Y qué pasa con el vacío que se abre una vez que comprendemos que podríamos arrojar montones de acciones, títulos universitarios, hombres/mujeres, viajes destacados y todoterrenos de lujo en el hueco de nuestro anhelo sin ni siquiera acercarnos a llenarlo? La imagen de los abismos en nuestro interior que un día "serán habitables" hizo que el Hermano Roger buscara que Cristo orara en nosotros, llamando en nosotros al "Abba". Sólo Dios hace feliz a quien no lo desea.

Desear algo -y desearlo con fuerza- es propio del hombre. Dios lo creó así. No debe desperdiciar su deseo en lo que no tiene valor: Debe tener un espacio para Dios. Valorar y desear el bien dondequiera que aparezca nos conduce al Bien que lo vale todo, al Dios sin precio que no se puede comprar. Por eso, junto a la exigencia de "¡no codiciar!" hay que recordar siempre la frase extremadamente cautivadora de Teresa de Lisieux (1873-1897) "Nunca podemos esperar demasiado de Dios; obtenemos de él tanto como esperamos". ∎