Fri, July 16, 202110 minutos de lecturaBernhard Meuser

María Magdalena y otras amigas de Jesús

De las figuras femeninas cercanas a Jesús, hay una, María Magdalena, que se destaca de una manera especial. Es por eso que ha sido llamada “La Apóstol de los Apóstoles” desde la Edad Media.

Ⓒ IFC Films │ Rooney Mara as Mary Magdalene.

¿Qué es esto?


Uno de los comportamientos polémicos de Jesús fue su especial cercanía con las mujeres y la apreciación de su amor. Jesús les hablaba de frente. Las mujeres eran notadas, protegidas y sanadas por Jesús. Ellas viajaban con Jesús por todo el país. Las mujeres eran probablemente las financiadoras del movimiento de Jesús. Le mostraban un tierno amor a Jesús – y Él lo disfrutaba. Las mujeres fueron las primeras que visitaron su tumba y las primeras proclamadoras de la Resurrección. De las figuras femeninas cercanas a Jesús, hay una, María Magdalena, que se destaca de una manera especial. Es por eso que ha sido llamada “La Apóstol de los Apóstoles” desde la Edad Media. Por mucho tiempo, se supuso en la Iglesia que María Magdalena, de la cual Jesús expulsó siete demonios, era la misma pecadora de pelo largo (prostituta) de Lc 7, 36-50 que ungió los pies de Jesús – pero parece no haber sido así. Esta confusión incitó a los novelistas a usar audazmente su imaginación cuando, por ejemplo, Dan Brown construyó un matrimonio entre Jesús y María Magdalena o, también, otros autores quisieron inventar una relación sexual. Se podría asumir que Santa María Magdalena, cuya fiesta es el 22 de julio fue una mujer fuerte y amorosa. La encantadora escena de la mañana de Pascua habla de eso, cuando en lágrimas, ella confundió a Jesús resucitado con el jardinero hasta que el sol pasa por encima reconociéndolo. Entonces, los momentos sensuales que algún artista retrató sobre “María Magdalena” omitió, probablemente, que hayan correspondido a otra figura del Nuevo Testamento. Esto explica por qué la santa es venerada como la patrona de los pecadores arrepentidos, los peluqueros y fabricantes de peines, lo jardineros, los fabricantes de perfumes y maquillaje, los mercaderes de vino y los seducidos. El hecho de que sea patrona de los niños de escuela con suerte no está relacionado con motivos eróticos.

¿Qué dice la Biblia?


En el evangelio de Lucas, Jesús es narrado como un rabino ambulante. Acompañándolo, no sólo se encuentran los “Doce”, sino también toda una serie de mujeres “que han sido libradas de espíritus malignos y de enfermedades” (Lc 8,2). Las nombradas son “Juana, mujer de Cusa, administradora de Herodes; Susana, y otras muchas (Lc 8,3). La primera es María, llamada Magdalena, de la que habían salido siete demonios (Lc 8,2). Es la primera mujer a la que Jesús sanó. Del grupo de mujeres, se dice que asistían a Jesús y sus discípulos con sus bienes (Lc 8,3); en términos modernos, patrocinaban el movimiento de Jesús. María Magdalena aparece de nuevo debajo de la cruz (Mc 15,40) donde se mencionan otras dos mujeres del círculo de Galilea: “María, la madre de Santiago el menor y de José, y Salomé” (Mc 15,40). Mientras la mayoría de los discípulos varones brillaron por su ausencia, María Magdalena y María la madre de José estuvieron presentes incluso en la hora amarga del entierro de Jesús (Mc 15,47). Es un testimonio de fe que María Magdalena y Salomé abrieran sus cofres de dinero para comprar los costosos aromas para “embalsamar a Jesús” (Mc1 6,1) en la mañana de Pascua – en cuya ocasión encontraron el sepulcro vacío. No es de extrañar, entonces, que María Magdalena, quien era tan fiel y cariñosa, tuvo el honor de ser la primera en encontrar al Señor resucitado: Jesús le dijo, “María” Ella lo reconoció y le dijo en hebreo “¡Raboní!”, es decir, “¡Maestro!” (Jn 20,16).

La pequeña catequesis YOUCAT.


Jesús y las súper mujeres

El feminismo parece haber llegado a la Iglesia Católica, especialmente en países Occidentales, claro, ¿Tendremos sacerdotisas en diez años, obispas en cincuenta años y una mujer papa en cien años? El feminismo no es tan viejo. La palabra surgió en Francia en 1882 – una de las muchas consecuencias de la Revolución Francesa y sus demandas básicas de “libertad”, “igualdad” y “fraternidad”. Había muchas razones para la protesta violenta contra las malas relaciones del gobierno. Una de las razones fue que las raíces cristianas de la libertad, la igualdad y la “fraternidad” (como mejor se dice hoy en día) fueron enterradas. Sólo al principio las mujeres se beneficiaron del derrocamiento de las condiciones. En el famoso cuadro de Delacroix, a una Marianne con el pecho desnudo se le permitió asaltar la Bastilla, y una “diosa de la razón” fue entronada en el altar de Notre Dame. Pero pronto, la revolución fue, de nuevo, un asunto de hombres. ¿Libertad? Los varones siguieron sus impulsos más libremente. A las mujeres se les permitía abortar. ¿Igualdad? A partir de entonces, a las mujeres también se les era permitido trabajar en minas. ¿Fraternidad? De todos modos, las mujeres no podrían hacer mucho con eso. Todavía estamos lejos de una relación verdaderamente fraternal entre los sexos.

La primera gran liberación de las mujeres

La primera gran rebelión de las mujeres en la historia de la humanidad tuvo lugar en la antigüedad. Sus operadores no fueron los famosos filósofos en Atenas, sino un sencillo hombre de Galilea que estableció nuevas normas para tratar a las mujeres con igualdad. Los antiguos griegos aún operaban dentro del mismo marco de una práctica en que las mujeres eran ciudadanas de segunda clase y propiedad de los hombres, aunque tuvieran cierto estatus como esposas de un ciudadano libre. Dependía del hombre de la casa reconocer como legítimo al hijo que había engendrado y consagrarle una crianza, o abandonarlo. Además de su esposa, quien usualmente tenía su propia área separada de la de su esposo, otras mujeres podían vivir o socializar en la casa: concubinas, compañeras de juego en los banquetes (las llamadas hetaeras), prostitutas y esclavas, que a menudo eran reclutadas entre las niñas sobrantes o abandonadas y criadas y comercializadas por madres de burdeles, y proxenetas. El modelo de un hombre y una mujer para siempre + niños es ejemplificado en el libro del Génesis, donde Dios crea un igual para Adán: Eva. El hombre exclamó: “¡Esta sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne!” (Gen 2,23); y luego hace algo loco: deja a su padre y a su madre “y se una a su mujer, y los dos llegan a ser una sola carne” (Gen 2,24). Esto ya suena diferente, aunque hay que ver que los patrones patriarcales también siguieron dominando en Israel. Los patriarcas tomaban concubinas y las grandes figuras femeninas eran posibles, pero seguían siendo la excepción. El ámbito normal de actividad de las mujeres era el hogar. Sólo en el nuevo testamento una gran cantidad de mujeres entran en el círculo de visión de la figura profética de Jesús- y son percibidas como seres humanos- con sus propias preocupaciones, enfermedades, obsesiones, cargas y pecados. Jesús habla de forma extensa, profunda y liberadora con la samaritana del pozo (Jn 4). Protege a la adúltera de la odiosa turba (Jn 7). Se hace ungir los pies con ternura por una pecadora desconocida para él durante un banquete tradicional de hombres (Lc 7). Se hace amigo de dos mujeres, María y Marta (Jn 10). Otras mujeres también se unen a la tropa itinerante de Jesús. Eso debe haber sido simplemente impactante para la clase media de Israel. No se hace eso como mujer.

Christ in the House of Martha and Mary, by Johannes Vermeer (1632–1675).

Y le retribuyeron...

Y las mujeres le retribuyeron a Jesús, no sólo en moneda, aunque no hay que subestimarlo. Alguien tiene que pagar el alojamiento y la comida al final del día. Las mujeres fueron simplemente las mejores discípulas en otros aspectos: más valientes ante el peligro, más fieles en su amor, más instintivas en su fe. Su figura principal: María, “la portadora de Dios”, y justo después de ella, María Magdalena. Primero, tenían que poner a los hombres de pie. Luego entendieron también que Jesús no era un hablador y que el Reino de Dios no era un fracaso. Su Dios, al que habían abandonado, había resucitado. Jesús tuvo que guiar la mano del último hombre obstinado, un apóstol llamado Tomás, a los estigmas para que él también creyera.

Las mujeres también jugaron un rol destacado en la iglesia contemporánea: está Febe (Rom 16,1), quien era tenida en alta estima por Pablo. Existe otra María, la madre de Juan, llamado Marcos (Hch 12,12), el primer lugar que tuvo Pedro cuando escapó de prisión. Y está Priscila, la casada (“mis colaboradores en Cristo Jesús”) quienes “arriesgaron su vida para salvarme” (Rom 16, 3-4). La antigua oración romana conoce el precio de sangre de “Felicidad, Perpetua, Águeda, Lucía, Inés, Cecilia y Anastasia”. Detrás de cada hombre y mártir hay una gran historia: detrás de la esclava Felicidad; detrás de Perpetua, de la que se tiene un diario; detrás de la orgullosa Águeda, quien fue llevada a un burdel por el gobernador romano Quintinianus; detrás de la pequeña Inés, que murió por Cristo a los doce. Se puede entender a Pablo cuando ve todas las diferencias sociales, étnicas y de género niveladas por el nuevo comienzo con Cristo: Porque todos ustedes son hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús, ya que todos ustedes, que fueron bautizados en Cristo, han sido revestidos de Cristo. Por lo tanto, ya no hay judío ni pagano, esclavo ni hombre libre, varón ni mujer, porque todos ustedes no son más que uno en Cristo Jesús” (Gal 3, 26-28).

¡Pero las mujeres no pueden convertirse en sacerdotisas!

A muchas mujeres les parece un chiste teológico que a las mujeres en la Iglesia Católica se les permita de todo, cuidar de los niños, limpiar iglesias, confeccionar vestiduras, pero no se les permita ser sacerdotisas. El papa San Juan Pablo II puso toda su autoridad en juego y de nuevo reafirmó la posición tradicional de la Iglesia Católica como la de la Iglesia Ortodoxa: Por lo tanto, para que no quede ninguna duda con respecto al importante asunto que concierne a la divina constitución de la misma Iglesia, declaro, en virtud de mi oficio de fortalecer a los hermanos (cf. Lc 22,32), que la Iglesia no tiene autoridad alguna para ordenar mujeres como sacerdotisas y que todos los fieles de la Iglesia deben acatar definitivamente esta decisión”. Muchos se han maravillado ante esta aguda formulación de un Papa que puede ser considerado, con razón, amigo de las mujeres; hay innumerables testimonios de su estima y sensibilidad. Entonces, él, de todas las personas, ¿un patriarca despreciador de la mujer, ariete de la dominación masculina? Si no existieran profundas razones teológicas para hacer el sacerdocio exclusivo a los hombres, habría que empezar una pequeña revolución y atizar el malestar en la iglesia hasta que esta mancha sea erradicada de la doctrina. Y, de hecho, es lo que los teólogos feministas radicales están haciendo, pues ya han declarado una especie de guerra de género al Vaticano. Piensan que pueden aclarar la cuestión a nivel sociológico, como una cuestión de poder, como si fuera un asunto de representación igualitaria en los consejos de administración de Dax o una especie de regulación de cuotas en el altar. En realidad, eso sería un enfoque socialista. La justicia no significa “lo mismo para todos”, sino “a cada quien lo suyo”. En las citas de YOUCAT hay una declaración notable de la Santa Madre Teresa: “Nadie podría haber sido mejor sacerdote que ella [María]. Dijo sin ninguna duda, “Éste es mi cuerpo”, porque dio su propio cuerpo a Jesús. Y aun así, María siguió siendo la simple sierva del Señor, para que todos pudiéramos acudir a ella como nuestra madre. Ella es uno de nosotros y siempre estaremos unidos a ella. Después de la muerte de su Hijo, continuó viviendo en la Tierra para fortalecer a los apóstoles en su ministerio, para ser una madre para ellos hasta que la joven Iglesia hubo tomado forma”.

La novia y el novio

Por muy extraños que puedan parecer los argumentos teológicos para la gente del siglo XXI, existen razones teológicas y de peso, porque llegan hasta las profundidades del Apocalipsis. Desde Adán y Eva en adelante, la polaridad de los sexos juega un papel en el Apocalipsis. Cristo es el “nuevo Adán” (Rom 5, 12-21); María, la “nueva Eva”, porque “dice que sí con cuerpo y alma y se hace enteramente disponible al plan divino. Ella es la nueva Eva, la verdadera “madre de los vivos”, es decir, de aquellos que reciben la vida eterna a través de la fe en Cristo” (Papa Benedicto XVI). La Iglesia es la “novia de Cristo” (Ef 5, Ap 19), también en su gesto de recibir. Cristo en sí mismo es “el esposo” (Mc 2,20 y en muchas otras citas). La vocación específica del sacerdote es simbolizar y representar a Cristo como la Cabeza del Cuerpo (Ef 4,15) y precisamente como el esposo (Mc 2,19), especialmente en la Eucaristía. Y sólo desde esta perspectiva es entendible el porqué de la asignación teológica de este ministerio a los hombres. Sólo en el horizonte del género es concebible una mujer como esposo de la Iglesia novia.

YOUCAT 257 dice: “En el sacerdote varón la Iglesia debería encontrar a Jesús representado. Ser sacerdote es un ministerio especial que también compromete al hombre en su rol paternal masculino. Sin embargo, no es una forma de superioridad masculina sobre las mujeres. Ellas juegan un papel importante en la Iglesia, tal como lo vemos en María, que no es menos crucial que el rol masculino, pero es un rol femenino. Eva se convirtió en la mujer de todos los seres vivos (Gen 3,20). Como “la madre de todos los vivos”, las mujeres tienen dones y habilidades especiales. Sin su forma de enseñar y predicar la caridad, la espiritualidad y la atención pastoral, la Iglesia tendría “una mitad paralizada”.

Al mismo tiempo, es verdad que el clericalismo existe en la Iglesia y es “una verdadera perversión de la Iglesia” (Papa Francisco). Desafortunadamente, todavía se encuentran clérigos que no han entendido que el sacerdote es el que lava los pies de la gente siguiendo el ejemplo de Jesús. El “sacerdocio” sólo funciona como un servicio humilde. No hay un sistema de dos niveles en la Iglesia. La ordenación no es una entrada a la clase superior y ciertamente no es una palanca para la autoridad arbitraria. Por esta razón, YOUCAT 257 también expresa que: “Donde sea que el hombre en la Iglesia use el ministerio sacerdotal como un instrumento de poder o no permita a las mujeres dar su opinión con los carismas propios de ellas, violan el amor y Espíritu Santo de Jesús”. Las mujeres todavía tienen su futuro por delante en la Iglesia, no en el papel de "sacerdote", sino en todos los demás. ∎