Fri, August 27, 202110 minutos de lecturaBernhard Meuser

Mentira

Las mentiras nacidas de la necesidad o dichas en broma, la difusión de rumores, la difamación, las omisiones mentirosas y la exageración también violan el mandamiento de la veracidad.

Ⓒ Photo by Jametlene Reskp on Unsplash

¿Qué es eso?


Una "mentira" es una declaración falsa hecha de manera intencional (por lo que un "error" por sí solo no constituye una mentira). YOUCAT 452 dice: "Mentir significa hablar u obrar consciente y voluntariamente contra la verdad. Quién miente se engaña a sí mismo y conduce al error a otros que tienen derecho a no ser engañados". Se puede mentir con las palabras, pero también con el cuerpo; así, YOUCAT 403 afirma: "Las personas que buscan el sexo sin amar, mienten, porque la cercanía de los cuerpos no corresponde a la cercanía de los corazones". La mentira "es una forma de violencia" (YOUCAT 452); destruye cualquier relación porque rompe la confianza en la persona que mintió. Usar en nombre de Dios cuando se miente es especialmente reprobable. "Dios", dice YOUCAT 359, “es totalmente verdad. Quien invoca a la verdad por su nombre, pero la emplea para testificar una mentira comete un pecado grave”. Los cristianos están obligados a "dar testimonio de la verdad", siguiendo en esto a Cristo que dijo ante Pilato: "Para esto he nacido y para esto he venido al mundo, para dar testimonio de la verdad; todo el que es de la verdad escucha mi voz.” (Jn 18,37). “Esto puede suponer incluso que un cristiano entregue su vida por la verdad y por amor a Dios y a los hombres. Esta forma suprema de defender la verdad se llama martirio.” (YOUCAT 454). Las mentiras nacidas de la necesidad o dichas en broma, la difusión de rumores, la difamación, las omisiones mentirosas y la exageración también violan el mandamiento de la veracidad.

¿Qué dice la Biblia?


Jesús llama al diablo "padre de la mentira" (Juan 8,44) Ya en el Antiguo Testamento, la mentira aparece como signo de maldad básica. El salmista reza: "Apártame del camino falso, dame el gusto por tu ley". (Sal 119,29). Por eso la prohibición de mentir ("No darás falso testimonio contra tu prójimo", Ex 20,16) se encuentra como la octava en los Diez Mandamientos. El falso testimonio, exige Dt 19,19, debe ser castigado con los medios más duros: "Así extirparás el mal de en medio de ti". Jesús reitera el mandamiento de la palabra veraz: "Que tu "Sí" signifique "Sí", y tu "No" signifique "No"; todo lo demás es del maligno". (Mt 5,37). Quien quiere pertenecer a Jesús no puede permanecer al mismo tiempo en estados falsos: "Si decimos: "Tenemos comunión con él", mientras seguimos caminando en las tinieblas, mentimos y no actuamos en la verdad". (1 Jn 1,6). Así, el apóstol exhorta a los que han llegado a la fe "[...] que os despojéis del viejo yo de vuestro anterior modo de vida, corrompido por deseos engañosos [...] Por tanto, despojándoos de la mentira, hablad con la verdad, cada uno con su prójimo, pues somos miembros los unos de los otros". (Ef 4, 22.25). En el día del juicio, cuando los 144.000 que siguieron al Cordero sean llamados ante el trono, serán reconocidos por un determinado criterio: "En sus labios no se ha encontrado ningún engaño; son inmaculados". (Apocalipsis 14,5)

La pequeña catequesis YOUCAT.


Tengo un solo defecto: yo miento

Todas las personas tienen algo que ocultar. En una sátira de Wolfgang Hildesheimer, un personaje se divierte llamando a todo tipo de personas del barrio una por una diciendo: "Escucha, se ha descubierto todo! ..." - "¿Qué, todo ...?"-responde el que ha sido llamado- "¡Sí, todo! ... Huye!" Poco a poco, las luces se apagan en el barrio. Las personas a las que el bromista ha llamado huyen para salvar el pellejo creyendo que han descubierto sus secretos. Nadie puede confiar en nadie. Todos tenemos algo que no queremos que nadie sepa. ¿No sería terrible que nos descubrieran las mentiras de nuestra vida?

Wolfgang Hildesheimer

La locura normal de mentir

Hacer un poco de trampa es parte del negocio, dicen muchos, y se sorprenden cuando las medias verdades y las afirmaciones completamente falsas forman parte de los pequeños fundamentos de la política. Se considera bastante normal cuando se adulteran ideológicamente las estadísticas o se ajustan estudios con los resultados deseados. Se hacen "regulaciones lingüísticas" comunes y se sabe exactamente que es una forma de mentira socialmente aceptada. "No te fíes de ningún balance que no hayas falsificado tú mismo" se guiñan entre dos, que han dado una pequeña sacudida a la realidad. ¡El resultado, el éxito debe llegar! Eso está por encima de todo. Para conseguirlo, se necesita una buena estrategia, es decir, un plan de batalla. Por cierto, la palabra "estrategia" viene del griego antiguo y allí significa "comandante". Ahora bien, las estrategias no son malas en sí mismas; de hecho, tener una estrategia es un signo de prudencia y una acción reflexiva. Ningún comerciante, ninguna empresa comercial puede prescindir de una estrategia. Pero a la larga, la relación entre todos los que quieren algo del otro se basa en una sola palabra: confianza. Se dice que Jean-Paul Getty, que fue el hombre más rico de su tiempo, dijo: "Si puedes confiar en un hombre, no hay necesidad de un contrato. Si no puedes confiar en él, un contrato es inútil".

No existe una vida correcta en la equivocada

Si alguien te dice: "Sólo tengo un defecto: miento", no te lanzarás con entusiasmo a su cuello porque está muy cerca de la perfección. No puedes confiar en él. Podría haber mentido y en verdad tener todos los defectos de este mundo en él. Con tal persona ninguna amistad, ningún contrato, ninguna relación de amor, ningún negocio, ninguna cita, ninguna conversación es posible. Lo común no tendría ninguna base. "No hay vida correcta en el que miente", dijo una vez el filósofo Adorno, en su "Minima Moralia". Estaría siempre temeroso de que me estafara.

Las situaciones en las que se sacrifica la verdad en nombre de la utilidad se han colado en nuestra vida cotidiana de forma grande y pequeña. Y esto es fatal, porque con cada guiño, con cada aceptación de un lenguaje incorrecto o de unas relaciones incorrectas, toda la sociedad se impregna cada vez más de una red de mentiras, hasta que se llega al punto de que todo el mundo no hace más que retocar su verdad, la misma que hacen valer con astucia y truco. Los que dan su mano a la mentira y a la corrupción se convierten en mentirosos y se corrompen. Y cuando esto sucede en la Iglesia, nos estamos enfrentando al abismo que acaba de abrirse en la crisis de los abusos.

¿Cómo se puede restaurar la confianza?

Pero, ¿cómo se recupera la confianza en el mundo? Haciendo que haya cada vez más personas que bajen los brazos y se muestren tal y como son: débiles, vulnerables, errantes, enredados en el pecado, no del todo presentables. Estas personas son una invitación para que los demás también se liberen de su identidad falsa y se muestren tal y como son: débiles, vulnerables, errantes, enredados en el pecado, no del todo presentables.

Los cristianos tienen una ventaja de conocimiento: son conscientes de que están "al descubierto". Está Dios - "¿Adónde podré ir lejos de tu espíritu?" (Sal 139,7) ¿Dónde estaría el lugar entre el cielo y la tierra donde uno podría estar a salvo de la verdad? Ante Dios, no puedo disfrazar mi vida; es decir, no podemos maquillar nuestras circunstancias. Lo reconfortante es que Dios nos ilumina, pero no nos quema.

Mi fe cristiana hace que me resulte más fácil ser auténtica y encontrar mi verdadera vida. Pieza a pieza, puedo romper la máscara de mi identidad falsa y llegar a la luz del horizonte de Dios. Mis fuerzas no serían suficientes para hacerlo. Pero se me invita a unirme a quien rompió la reacción en cadena del yo-miento-tu-mientes. "Para esto he nacido y para esto he venido al mundo, para dar testimonio de la verdad". (Juan 18,37). La verdad es sólo otro nombre para Dios. Dios es la verdad - como Él es la luz. Completamente transparente. Sin contradicciones.

Ahora somos llamados entre tinieblas y contradicciones de enredos a entrar en contacto con este mismo Dios, incluso a unirnos con Él. Cristo ha venido a acabar con nuestras mentiras, a reconciliarnos con Dios. Puros permanecemos. Nosotros, los mentirosos, los fugitivos de la verdad, de Dios y de nosotros mismos, nos hemos "[...] acercado por la sangre de Cristo". (Ef 2,13). Ya no hay razón para mentir ni para el encubrimiento. Y entonces Konrad Adenauer recomendó: "Debes decir siempre la verdad porque algún día no podrás recordar tus muchas mentiras". ∎