vie, 30 de abril de 20215 minutos de lecturaminicatNina S. Heereman, SSD

La Ascensión de Cristo

¿Qué celebramos el Día de la Ascensión?

Ⓒ Photo by Blake Cheek on Unsplash

¿Qué celebramos el Día de la Ascensión? La primera lectura dice que Jesús se apareció a los discípulos durante 40 días y les habló del Reino de Dios. El Reino de Dios y la Ascensión de Cristo tienen mucho que ver: Sin embargo, antes de pasar a esto, debemos tener cuidado de dos ideas erróneas:

  1. La primera idea errónea: Podríamos pensar que el cielo al que esperamos llegar es simplemente el Jardín del Edén; que de alguna manera al morir lo volvemos a encontrar. O sea, podríamos pensar que como narra la Escritura, Adán y Eva fueron expulsados de esta tierra que mana leche y miel, entonces cuando morimos volvemos allí y obtenemos todo lo que queremos. ¡Esto carece absolutamente de sentido! La imagen del Paraíso en el Antiguo Testamento es un símbolo de la Primera Creación, que era perfecta: sin muerte, sin guerra, sin sufrimiento, etc. Esta creación fue destruida por el pecado del hombre. Desde ese momento, sufrimos la guerra y, sobre todo, la muerte. Pero en Jesús, Dios se hizo hombre. Eso en sí mismo es increíble. Vino a este mundo, mundo destruido como después de un terremoto o un tsunami. Entró en el tiempo y se sometió a los sufrimientos de la Vieja Creación. Con su muerte se llevó la Vieja Creación a la muerte y luego resucitó. Mediante la resurrección de Cristo, se produjo una Nueva Creación, algo radicalmente nuevo. Su resurrección es el comienzo del Reino de los Cielos.

  2. La segunda idea errónea: Cuando Jesús sube al Padre el día de hoy, no es como si fuera un astronauta que llega al lugar más alto del Universo. Yuri Gagarin (cosmonauta soviético y primer hombre en el espacio) tuvo mucha razón cuando dijo: Dios no se encuentra allí. Más bien, Jesús entró en una realidad completamente diferente en su humanidad. Por primera vez, un ser humano pudo entrar así en lo más íntimo de la Trinidad, que es el espíritu puro. Jesús, que es a la vez Dios y hombre, el Verbo, el Hijo del Padre, se ha convertido en humano. Este cuerpo ha sido resucitado y es una nueva creación. Con su humanidad, el Hijo de Dios vuelve ahora al lugar de donde vino: al corazón de la relación entre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Por lo tanto, el cielo se nos abre por estar unidos al cuerpo de Cristo a través del bautismo. Y es por esto que la carta a los Colosenses dice: “Y darán gracias con alegría al Padre, que nos ha hecho dignos de participar de la herencia luminosa de los santos. Porque él nos libró del poder de las tinieblas y nos hizo entrar en el Reino de su Hijo muy querido, en quien tenemos la redención y el perdón de los pecados. Porque Dios quiso que en él residiera toda la Plenitud. Por él quiso reconciliar consigo todo lo que existe en la tierra y en el cielo, restableciendo la paz por la sangre de su cruz.” (Col 1, 12-14, 19-20) Esto significa que ya vivimos en el Padre porque Cristo habita en nosotros. Aunque nosotros seguimos viviendo en la tierra, también estamos ya con el Padre por nuestra unión con Cristo. Experimentamos esta realidad cuando vivimos realmente nuestra fe y la practicamos. A través de esto, experimentamos en nuestro corazón que ya estamos en el Padre, especialmente cuando recibimos la Eucaristía. Por eso la fiesta de la Ascensión es un increíble motivo de alegría, porque nuestra vida ya se encuentra "oculta con Cristo en Dios" (cf. Col 3,3). Al mismo tiempo, esperamos que Cristo vuelva y que extienda el Reino de Dios por todas partes. Y, ¿qué es este Reino de Dios? "Después de todo el Reino de Dios no es cuestión de comida o de bebida, sino de justicia, de paz y de gozo en el Espíritu Santo." (Rom 14,17). La vida en la Iglesia es el Reino de Dios, que existe ya de forma invisible, en el cual Cristo está entronizado a la derecha del Padre, y que se extiende a través de nuestro testimonio. Por eso debemos rezar a diario: "¡Ven, Señor Jesús!". (Ap 22,20). Lo pedimos todos los días en la misa, cuando decimos: "Anunciamos tu muerte. Proclamamos tu resurrección. ¡Ven, Señor Jesús!” (cf. 1 Cor 11,26). Por eso el ángel dice: "«Hombres de Galilea, ¿por qué siguen mirando al cielo? Este Jesús que les ha sido quitado y fue elevado al cielo, vendrá de la misma manera que lo han visto partir»." (Hechos 1,11). Jesús vendrá de nuevo de la misma manera en que se fue, es decir, entre las nubes del cielo. Quien dice ser el Mesías, pero no viene en las nubes del cielo, no lo es. Cumplamos, pues, con nuestro deber: salgamos al mundo, anunciemos a Cristo y recemos: "¡Ven, Señor Jesús!" para que Él vuelva pronto. Por ahora, durante los nueve días que siguen a la Ascensión, unámonos intensamente en la oración, pidiendo recibir el Espíritu Santo que Jesús nos ha prometido. ∎