Fri, June 4, 20215 minutos de lecturaminicatNina S. Heereman, SSD

Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús

Cada año, nueve días después de la fiesta del Corpus Christi, la Iglesia celebra la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús.

Cada año, nueve días después de la fiesta del Corpus Christi, la Iglesia celebra la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús. Esta fiesta tiene un significado inconcebiblemente grande, que se hace aún más visible con la crisis del coronavirus. Para nosotros, los habitantes del siglo XXI, contiene valiosas promesas.

La fiesta se remonta a las apariciones de Jesús a la monja Margarita María Alacoque de Paray-le-Monial,  hoy canonizada, a quien Jesús se le apareció en el siglo XVI y le dijo: "Prometo a todo aquel que se confiese nueve meses seguidos el primer viernes del mes y reciba la Sagrada Comunión en reparación de todos los pecados cometidos contra mi Sagrado Corazón, que morirá en gracia, no sin recibir los Santos Sacramentos. Mi Sagrado Corazón será su refugio seguro en la hora de su muerte".

Jesús es fiel

Solía preguntarme si Jesús realmente cumplía esa promesa; parecía tan grande... He pensado que, en un tiempo de pandemia como este, en el que muchas personas han tenido que morir sin un sacerdote a su lado, ¿no es algo grandioso saber que Jesús nos promete esto y que es fiel a su palabra? De hecho, al final contaré la historia de un hombre italiano al que Jesús demostró de manera insuperable que es fiel a esta promesa. Pero por ahora, concentrémonos en la fiesta en sí.

En primer lugar, está la promesa a todos los que se confiesen y comulguen el primer viernes del mes durante nueve meses consecutivos que no morirán sin recibir los sacramentos: y no podemos desear nada más grande ni más importante para la hora de nuestra muerte. En segundo lugar, Jesús dijo que quería que se instituyera una fiesta para la veneración de su Sagrado Corazón. Esta fiesta debía celebrarse exactamente nueve días después del Corpus Christi.

¿Por qué nueve días después del Corpus Christi?

Porque esta fiesta es profundamente eucarística. La veneración del Sagrado Corazón consiste en venerar el centro más íntimo del corazón, del Dios hecho hombre. Es decir, el corazón de cuya herida abierta en la cruz brotó sangre y agua como fuente de misericordia para toda la humanidad. Pensemos en el mensaje de Jesús a Sor Faustina Kowalska: Por muy grande que sea el pecado del hombre, si se refugia en el Corazón de Jesús, en Su misericordia, Dios le concederá la misericordia y, a través de esta sangre y esta agua, creará un hombre nuevo. El perdón no es otra cosa que una nueva vida a partir de la muerte.

¿Por qué esta fiesta es eucarística?

En la Eucaristía, el corazón de Jesús permanece físicamente, es decir, presente en cuerpo para nosotros hasta su regreso. Dios nos muestra esto una y otra vez de manera especial en los llamados “milagros eucarísticos”. Encontramos un milagro de este tipo en el primer milenio en Lanciano, Italia, donde la Eucaristía se transformó en carne y sangre durante la consagración en manos de un monje que estaba dudando de la Presencia Real. Todavía puede verse y venerarse hoy, 1000 años después. Pero este milagro no sólo ocurrió hace 1000 años, sino que se ha repetido muchas veces y en diferentes lugares del mundo a lo largo de la historia de la Iglesia. En 2016 ocurrió en Liegnitz, Polonia. Curiosamente, se ha podido comprobar científicamente gracias a los avances tecnológicos modernos. En Polonia, la hostia cayó al suelo. Cuando esto sucede, se suele poner la hostia en agua, porque una vez que el pan se disuelve, deja de tener la forma de pan y entonces Jesús deja de estar presente corporalmente - porque su presencia corporal está ligada a la forma de pan. Se hace esto por respeto al Señor. En este caso, sin embargo, el pan no se disolvió, sino que se convirtió en un trozo de carne. Esta carne fue sometida posteriormente a un examen científico que reveló que era la carne del corazón de una persona viviendo hoy en la agonía de la muerte. (Se puede leer aquí: https://www.tag-des-herrn.de/content/eucharistisches-wunder)

La Eucaristía, pues, es el corazón de Jesús en la agonía de la cruz.

Aquí vemos la intención de Jesús al instituir la Eucaristía: quiso tener presente entre nosotros el sacrificio de su sufrimiento, para que todos pudieran recurrir a este sacrificio suyo y recibir  el perdón de sus pecados. La Eucaristía, que normalmente sólo vemos como un trozo de pan, es en realidad el corazón de Jesús mismo, y el corazón es un símbolo de toda la persona. Cristo está presente en humanidad y en divinidad.

En la aparición a Margarita María Alacoque, Jesús expresó su deseo de que se instituyera una fiesta en honor de su Sagrado Corazón y que en esta fiesta recibiéramos la Santa Comunión en reparación (es decir, expiación) por todas las injurias infligidas a Jesús.  El Papa Pío IX finalmente elevó esta fiesta, que ya se celebraba esporádicamente en todo el mundo, a una fiesta para toda la Iglesia en 1856.

Jesús dijo lo siguiente a Santa Margarita María:

“He aquí el Corazón que tanto ha amado a los hombres y que no ha ahorrado nada, hasta el extremo de agotarse y consumirse para testimoniarles su amor. Y, en compensación, sólo recibe, de la mayoría de ellos, ingratitudes por medio de sus irreverencias y sacrilegios, así como por las frialdades y menosprecios que tienen para conmigo en este Sacramento de amor. Pero lo que más me duele es que se porten así los corazones que se me han consagrado. Por eso te pido que el primer viernes después de la octava del Corpus se celebre una fiesta especial para honrar a mi Corazón (…)”

Ese día debemos comulgar y reparar así todas las heridas infligidas al Corazón de Jesús. ¿Cuáles son estas heridas en el Corazón de Jesús? Son nuestra ingratitud, el desprecio de Su amor, la indiferencia que tenemos hacia Él y el hecho de que muchos cristianos piensan que nuestro querido Señor no fue más que un buen hombre y que no lo necesitan, a pesar de que murió por nosotros en la cruz y a pesar de que anhela venir a nosotros en la Santa Comunión cada domingo.

Cualquiera al que le hayan roto el corazón sabe lo doloroso que es; sabe lo que sufre Jesús todo el tiempo y entiende un poco por qué Jesús murió de este corazón roto.

Dios nos ama con un corazón humano.

Para reparar el daño, Jesús no desea más que un acto de amor. Nada de flagelación, nada de ayuno, aunque desee el ayuno en otros aspectos. Pero para reparar las heridas de su amor, no desea otra cosa diferente a que le amemos más. ¿Y cómo se ama más a Jesús? Acudiendo a recibir a Jesús y su amor en la Eucaristía.

Ahora, el ejemplo prometido de Italia:

En el siglo pasado vivía en Roma un hombre llamado Bruno Cornacchiola que había comprado una espada durante la Guerra Civil Española, porque alguien le había convencido de que el Papa era el Anticristo y que toda la desgracia de la humanidad se debía únicamente a que había un Papa y una Iglesia Católica. Para hacer algo bueno por el mundo, le habían dicho, debía matar al Papa. Este fue su objetivo desde entonces. Volvió a Roma de la guerra civil y le dijo a su mujer: "Vamos a dejar la Iglesia Católica de inmediato porque es el mayor mal que existe". Su mujer le rogó que no lo hiciera, pero después de que él la golpeara y maltratara, finalmente cedió. Eso sí, con la condición de que antes celebraran juntos los nueve viernes del Sagrado Corazón.

En cuanto se cumplió esta condición, Bruno le dijo:

"Yo he cumplido mi parte del trato y ahora tú la tuya, nos vamos de la Iglesia". Se convirtió entonces en un famoso agitador contra la Iglesia Católica y todas sus enseñanzas. Un día estaba cerca de Trefontane con sus hijos, preparando un sermón para demostrar que María no era la Inmaculada Concepción. De repente, miró y sus hijos se habían ido. Empezó a buscarlos y los encontró arrodillados en una gruta, aunque les había prohibido terminantemente arrodillarse. Les gritó: "¡Os lo he prohibido, rápido, hay que volver a casa!". Los niños no reaccionaron, estaban completamente ausentes. Cogió a su hijo de tres años e intentó levantarlo del suelo, pero el niño pesaba como mil toneladas, no podía levantarlo del suelo.

Dios trae a la gente de vuelta a su rebaño.

Desesperado, gritó de repente: "¡Dios, ayúdame!". Entonces sus ojos se abrieron y ante él estaba la Virgen con una Biblia en la mano. Siguió un largo diálogo y la Virgen le dijo finalmente "Jesús es fiel a sus promesas. Gracias a que tu querida esposa ha guardado contigo estos nueve viernes del Sagrado Corazón, Dios ha podido concederte esta gracia. He sido enviada a ti para devolverte a la verdadera fe, para llamarte de nuevo al redil de mi Hijo y para decirte que morirás en gracia”. Gracias a Dios, no murió inmediatamente sino en el año 2001, tuvo dones proféticos especiales, estuvo muy cerca de todos los papas hasta su muerte e incluso los aconsejó. ∎

{Puedes encontrar esto en Google bajo el título "Apariciones Marianas Trefontane", el vidente Bruno dijo cosas muy emocionantes sobre nuestros tiempos. Hablaremos más sobre eso en otra ocasión}.