Fri, July 3, 202010 minutos de lecturaBernhard Meuser

La devoción al Sagrado Corazón de Jesús

La fiesta del Sagrado Corazón de Jesús trata del amor de Dios por la humanidad. Lee una visión general de importantes pasajes de la Biblia y el catecismo.

© Photo by Manuel Hernandez on Cathopic.

¿Qué es eso?


Devoción al Sagrado Corazón de Jesús

La devoción al Sagrado Corazón de Jesús es una práctica espiritual de la Iglesia Católica que se deriva e inspira en varios santos (por ejemplo, Bernardo de Claraval, Gertrudis de Helfta, Francisco de Sales, Juan Eudes, María Margarita de Alacoque). En esta devoción, el amor crucificado de Dios es particularmente venerado. El corazón de Dios, que está "lleno de misericordia", está verdaderamente traspasado por la difícil situación de la humanidad y también literalmente traspasado por nosotros (Jn 19:34). El primer viernes de cada mes se dedica al Sagrado Corazón de Jesús. A lo largo del siglo XX, aproximadamente 30 millones de personas tomaron parte en el movimiento del Sagrado Corazón de Jesús.

¿Qué dice la Biblia?


La palabra "corazón" aparece unas 400 veces en la Biblia. Se supone que debemos poner la palabra de Dios "en (nuestro) corazón" (Dt. 11:18); Israel "endurece" sus "corazones" (Sal 95:8), o devuelve su "corazón" a Dios (1 Sam. 7:3). Israel descubre de alguna manera el corazón de Dios que dice: “pondré en ustedes un corazón nuevo y un espíritu nuevo. Quitaré de ustedes ese corazón duro como la piedra y les pondré un corazón dócil.” (Ez 36, 26) El yugo de Dios es fácil; Dios está lleno de amor y su corazón es "manso y humilde" (Mt 11, 29).

La Iglesia de los primeros tiempos siempre relacionó el corazón de Jesús herido por la lanza con la profecía de Juan 7:37-39 “Si alguien tiene sed, venga a mí, y el que cree en mí, que beba. Como dice la Escritura, del interior de aquél correrán ríos de agua viva. Con esto, Jesús quería decir que los que creyeran en él recibirían el Espíritu;” Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyeran en él..." En la liturgia del Sagrado Corazón podemos escuchar: "Porque elevado en lo alto de la cruz, se entregó por nosotros con un amor maravilloso y derramó sangre y agua de su costado traspasado, el manantial de los sacramentos de la Iglesia, para que, conquistados por el corazón abierto del Salvador, todos pudieran sacar agua alegremente de los manantiales de la salvación".

La pequeña catequesis YOUCAT.


Por qué la fe necesita el corazón?

En cuanto a la vitalidad del cristianismo, el ingenioso periodista alemán y viajero mundial Peter Scholl-Latour mencionó una vez: "No me preocupa la fuerza del Islam, sino la debilidad de Occidente. El cristianismo en parte ya ha renunciado. Ya no posee ninguna ley moral vinculante ni dogmas". Es cierto que aquellos que están enamorados de la Iglesia podrían desanimarse por lo mucho que la dilución racional del cristianismo ya ha progresado en Occidente. El Papa Francisco se ha hecho a sí mismo y a toda la Iglesia una profunda pregunta: "¿Seguimos siendo una Iglesia que puede encender el corazón?"

Podemos estar agradecidos de que no todo haya sido destruido por la iconoclasia. Es un verdadero milagro que la gruta de Lourdes, la imagen de Jesús misericordioso de Sor Faustina, el rosario y la devoción al corazón de Jesús hayan sobrevivido. En medio del cristianismo culto, aún hoy hay formas de espiritualidad extrañas, desagradables y fascinantes que sobreviven hasta el punto de que incluso los críticos más cultos son conscientes de ellas. Martin Mosebach recientemente hizo el conmovedor comentario en un discurso en defensa de la devoción popular de que "las bellas artes del cristianismo nunca han encontrado la admiración de la gente piadosa o han sido conectadas a los milagros o a las oraciones contestadas". Es verdad lo que dice, el arte puede distraer de lo que es realmente es importante. La verdadera fe no trata de imágenes y pinturas, sino de la devoción del corazón.

The first image of the Merciful Jesus, made by Eugeniusz Kazimirowski.

San John Henry Newman tomó como su lema "Cor ad cor loquitur" (El corazón habla al corazón) - un dicho no de la Biblia sino de Francisco de Sales. El cristianismo es una religión del corazón, o no es una religión en absoluto. Todos los santos a lo largo de la historia lo reconocieron. "Nuestro Señor", dijo una vez la pequeña Teresa de Lisieux, "no necesita grandes pensamientos o bellas ideas". No busca talento ni inteligencia. El Señor se contenta con una mirada, con un suspiro de amor. Me di cuenta de que basta con tomar a nuestro Señor por su corazón."

La Madre Teresa decía: "Poned vuestros ojos en el que es la luz; volved vuestros corazones estrechamente hacia su corazón piadoso; pedid la gracia de conocerle y la gracia de poder amarle y el valor de servirle. Búsquenlo sinceramente". Y el siguiente santo del Vaticano (?), el devoto 'Charles de Foucauld enfocó su vida en esta pregunta: "¿Qué desea el corazón de Jesús?" Y llegó a esta conclusión: "Soy el esclavo del corazón de Dios. Es una esclavitud de la que no quiero huir... Haré lo que el corazón de Jesús desea. Quiero mirarlo e imitarlo".

El antiguo pueblo de Grecia trató de reducir a Dios a un "término". Sólo Israel se negó a seguir el ejemplo. Israel encontró un Dios que les hablaba, y ellos escuchaban. YOUCAT 7 dice "Así como en el amor humano uno puede saber algo sobre la persona amada sólo si abre su corazón a nosotros, así también nosotros sabemos algo sobre los pensamientos más íntimos de Dios sólo porque el eterno y misterioso Dios se ha abierto a nosotros por amor". Antes de pensar, Israel recurrió a la oración. En lugar de describir el fuego, Israel se dejó encender. En vez de aferrarse al misterio, Israel permitió que se le agarrara por el misterio - por un Dios que se reveló de maneras insondables, al fin completamente a través de la vida de Jesús. 33 años y una catástrofe revelaron lo que podemos aprender sobre Dios: Dios se convirtió en un corazón humano. En Jesús, YOUCAT 7 dice, "en su Hijo Jesucristo, Dios ha hablado una y otra vez a la humanidad. En él ha derramado su corazón para nosotros y ha hecho visible su ser más íntimo para nosotros". Un soldado atravesó el costado de Jesús y "al instante salió sangre y agua" (Jn 19:34), de modo que "finalmente, finalmente se revela la verdad de que el nombre de Dios, una vez escondido, es el amor" (Hans Urs von Balthasar).

Blessed Charles de Foucauld.

Si todo el mal, el rencor y la crueldad humana se unieron en la perforación de la lanza en el Gólgota, podemos observar en ella la mayor confrontación de los opuestos. Un golpe final confirma la muerte del bien supremo. El mal golpea a Dios en su corazón. Pero este golpe falla de manera espectacular al final; la perforación de la lanza no puede matar a Dios. "De su costado abierto brotan sangre y agua y de su corazón salen los sacramentos de la iglesia" - amor y vida para todas las generaciones.

Si Dios nos ofrece su corazón, nos desafía a responder en consecuencia. A decir verdad, no existe una respuesta adecuada. "Somos criaturas a medias, jugando con la embriaguez, el sexo y la ambición, a pesar de que se nos ofrece la alegría eterna" (C.S. Lewis). Pero existe la gracia que puede convertir las respuestas tartamudeadas en frases completas. La primera respuesta adecuada es la adoración. La adoración es el reconocimiento de la grandeza de Dios y la belleza de su amor. Él tiene prioridad. Esto resulta en un intento de arreglar tu vida - o mejor dicho: luchar por la santidad en tu vida. Echar nuestros pensamientos sobre lo puro, lo bello y lo grande. Orientar nuestra conciencia según las intenciones de Jesús (en caso de que alguien te pregunte cómo conoces la "voluntad de Dios"). El hijo, dice YOUCAT 44, "es el sentido y el corazón del mundo".

Tal vez el poder reconfortante de la fe, que el Papa Francisco pide para la renovación de la iglesia, existe. De nuevo, Charles de Foucauld: "¡Abran sus corazones ampliamente, para recibir lo que Dios les da!" ∎