vie, 12 de marzo de 202110 minutos de lecturaBernhard Meuser

San José

¿Quién era San José? ¿Qué papel desempeñaba en aquel tiempo y en la actualidad? Una visión actualizada basada en la Biblia y el Catecismo.

Ⓒ New Line Cinema. The Nativity Story is a 2006 American biblical drama film based on the nativity of Jesus, directed by Catherine Hardwicke and starring Keisha Castle-Hughes and Oscar Isaac.

San José


José de Nazaret (también: José, del hebreo "Dios añadió") fue el novio de la Virgen y Madre de Dios María y el padre adoptivo y protector  pequeño Jesús. El Papa Francisco ha honrado a uno de los mayores santos de la Iglesia haciendo del año 2021 el "Año de San José".

¿Qué dice la Biblia?


José, carpintero (Mt 13,55) en la aldea de 300 habitantes de Nazaret, estaba prometido a María (Mt 1,18-24). Cuando ella se quedó embarazada, él quiso separarse de ella según la ley. Sin embargo, a través de un ángel de Dios, el origen sobrenatural de su embarazo quedó claro para José en un sueño. Confiando con valentía en la voluntad de Dios, José aceptó a María y cuidó de ella y del niño. Según el evangelista Lucas, el nacimiento tuvo lugar en Belén (Lucas 2:1-7) porque José era de linaje davídico y tenía que asistir a un censo con María, que estaba embarazada. Advertido por otro mensaje angélico de un infanticidio colectivo, huyó con María y el niño a Egipto y más tarde regresó a su casa (Mt 2,13-23). Los "padres de Jesús" vuelven a ser mencionados más tarde, cuando descubren al pequeño Jesús debatiendo entre los escribas en el templo (Lc 2,41-51). "Entonces", nos dicen, Jesús "volvió con ellos a Nazaret y les obedeció. ... Pero Jesús creció, y su sabiduría aumentó, y encontró el agrado de Dios y de los hombres." En varios lugares de los Evangelios también llaman a Jesús "hijo de José" (Jn 1,45, Lc 3,23, etc.), lo que no contradice el nacimiento virginal que se transmitió en la misma época. Debido a que José sólo aparece en la historia de la infancia, la iglesia siempre asumió que murió antes de la manifestación pública de Jesús.

La pequeña catequesis YOUCAT.


Un padre que hala

El Papa Francisco es un hombre con corazón. La razón por la que eligió a San José, entre todas las personas, como "Hombre del Año" 2021, este hombre de acción tangible, tiene que ver con la pandemia mundial y su increíble empatía con las necesidades y preocupaciones de la gente común. Así, el Papa escribe: "En esta crisis, hemos podido constatar que "nuestra vida está conformada y sostenida por personas comunes y corrientes -generalmente olvidadas- que no aparecen en los titulares de los periódicos y revistas ni en el centro de atención del último espectáculo, pero que sin duda están escribiendo una página significativa de nuestra historia actual". Médicos, enfermeras y personal sanitario, trabajadores de supermercados, empleados de la limpieza, voluntarios, sacerdotes, religiosos y muchos, muchos otros que han comprendido que nadie se salva solo". 

¡Maravilloso! ¿Hay una forma mejor de justificarlo?

El Papa y su oración favorita

El hecho de que San José sea también el santo favorito del Papa lo hace aún más simpático. Mañana tras mañana, el Papa recuerda una antigua oración que, según él, ofrece "veneración y confianza" a San José, pero también "lo desafía un poco". Uno lee esta oración, tan poco actual como de gran actualidad, a la vez con emoción (y tal vez con el pensamiento de añadirla al tesoro privado de sus oraciones):

„Glorioso patriarca San José, cuyo poder sabe hacer posibles las cosas imposibles, ven en mi ayuda en estos momentos de angustia y dificultad.

Toma bajo tu protección las situaciones tan graves y difíciles que te confío, para que tengan una buena solución.

Mi amado Padre, toda mi confianza está puesta en ti. Que no se diga que te haya invocado en vano y, como puedes hacer todo con Jesús y María, muéstrame que tu bondad es tan grande como tu poder. Amén.“

¿Tienes una relación con San José?

Yo también tengo una historia con San José. Una vez fui a confesarme a Taizé y me encontré con un sacerdote suizo de la comunidad. Fue justo en un momento en el que me enfrentaba a un reto existencial y me hice la pregunta: ¿Podría atreverme? ¿Y no arriesgaría el bienestar material de mi familia con sus tres hijos por una causa piadosa? El hombre me hizo entonces una extraña pregunta: "¿Tiene usted relación con San José?". Tartamudeé un poco. Todavía no lo había mirado desde ese punto de vista. "¡Deberías!", dijo mi confesor, y se aventuró a añadir una pequeña profecía: "Entonces nunca tendrás demasiado. Pero tampoco tendrás nunca demasiado poco". Desde entonces tengo una relación con San José. Y YOUCAT también tiene una relación con él. Como sabemos que todo está en peligro, sobre todo cuando se trata de un proyecto misionero, es decir, una cosa que apesta al diablo, hemos elegido recientemente a José como patrón. Cuando las cosas se ponen difíciles, él nos saca de los problemas. Todos los que rezan por  YOUCAT -afortunadamente son muchos en todo el mundo- deberían añadir también una pequeña oración por la intercesión de este maravilloso hombre.

El padre adoptivo

Para Navidad, una viejita muy cariñosa me envió una tarjeta especial que había comprado en Florencia antes de la pandemia. Un famoso pintor -Gentile da Fabriano- pintó allí un José a finales del siglo XV que me cautivó por completo. Miré el cuadro y pensé: ¡Vaya! ¡Un verdadero padre adoptivo! En alemán -no en todos los idiomas- el padre adoptivo también se llama “Ziehvater” (ziehen = halar). Halar es lo opuesto a empujar. Halar algo significa: halar algo hacia adelante, hacia arriba. Un "Er-zieher" (educador / - “el hala”) es un educador que saca lo mejor de un niño. Un pequeño ciervo que ha perdido a su madre puede ser criado con leche. Y una familia en la que acaba de nacer un bebé necesita desesperadamente un "José" -fuerte, cuidadoso y prudente- que hale toda la familia hacia un mejor futuro, sobre todo cuando las circunstancias externas lo convierten en una cuestión de vida o muerte. Así fue con Jesús: María podría haber sido abandonada y apedreada hasta la muerte con su hijo ilegítimo, pero estaba este tipo fuerte, este José, que se dijo a sí mismo y al mundo: "¡Conmigo no!

Rest during the Flight into Egypt, by Gentile da Fabriano, 1423.

Y tan pronto nace el niño podría haber sido víctima de un cruel déspota. ¡No con José! José no se acobarda, coge a su pequeña familia, la monta en un burro y huye. A Egipto. ¿Hay alguien que lo haya pintado mejor que Gentile da Fabriano? Se ve a un hombre tan fuerte como atento y tierno, guiando a una paciente bestia de carga con una correa... ¡fuera de peligro! - mientras José echa una cuidadosa mirada a la bestia de carga y a su valiosísima carga. Envuelta en el azul de la eternidad, María sólo tiene ojos para el misterio que ha de ser salvado en sus brazos: el niño en el que Dios mismo se ha hecho hombre, pero por tanto también víctima potencial de la violencia.

Más tarde, José se convierte en el educador de Jesús. Durante 30 años José fue el jefe de la casa. Y, por supuesto, el niño aprendió la artesanía de su padre. Se cree que la empresa constructora Josef & Son ayudó a construir la ciudad de Séforis, uno de los proyectos de construcción más ambiciosos de la época. Séforis estaba situada a cinco millas de Nazaret, y allí se necesitaban todas las ayudas. Es bonito imaginarse a José enseñando a Jesús la técnica del trabajo de la madera, el aserrado, el cepillado, el lijado, el ojo que discierne una veta determinada. Empiezo a soñar: Jesús, bajo los ojos de José, limpiando el sudor de su frente, soplando las virutas de la pieza, las yemas de los dedos sintiendo la fina suavidad de la superficie.... En esta escuela de lo humano maduró Jesús. DOCAT 138 dice: "Jesús era 'como nosotros en todo menos en elp ecado' (Concilio de Calcedonia, 451). Vivió entre pescadores, agricultores y artesanos, y él mismo recibió formación profesional para trabajar como carpintero en el taller de José hasta los treinta años". Y cuando más tarde cuenta parábolas, éstas hablan de las cosas sencillas de la naturaleza, del comercio y del uso cotidiano. 

En lo más profundo del desorden

Es como si el mundo y la Iglesia no hubiesen estado nunca tan metidos en el lío como lo están estos días. ¿Acaso el insidioso virus se llevará más y más víctimas, arruinará millones de empleos e incluso llevará a la ruina a economías estatales enteras? En esos momentos, algunos redescubren a Dios y el viejo himno que dice: "No hay nadie más que pueda luchar por nosotros, sino tú, nuestro Dios, solo...". Pero, ¿dónde está ese Dios? Parece que las iglesias lo han perdido, por muy abandonadas que estén en los periódicos. ¿La Iglesia católica, que una vez fue el corazón de Occidente y el fermento de un mundo nuevo y humano, se hundirá en el crepúsculo de los abusos y la doble moral? ¿Se desestimará como se desestima a un burro viejo que ya no vale el pienso que se le da? Pero el viejo burro -lo ves en el maestro Fabriano- va y va y va... llevando sobre su lomo lo que el cielo y la tierra no pueden contener: el mundo perfecto 1.0, sostenido por las tiernas manos de una pequeña mujer creyente sin límites. Sacado de la zona de peligro por uno que piensa y actúa: San José. 

Lo que indica la salvación en el mundo y lo que hace atractiva a la Iglesia aún hoy son sus padres adoptivos, sus "animales que arrastran", los santos. San José, Santa Catalina de Siena, San Francisco de Asís, Santa Teresa de Ávila, San Felipe Neri: todos ellos sacaron del fango a la Iglesia, que se había cansado y desorientado. José y los demás, viven para siempre en el entorno de Dios, puedes llamarlos. De los santos, YOUCAT 132 dice: "Habiendo llegado a Dios, también ellos santifican a la Iglesia, porque gastan su cielo ayudándonos en el camino de la santidad." ¿A dónde se dirige Joseph? Tal vez sea el momento de llevar el misterio de este niño, que no puede estar en su tierra (Jn 1,11: "...los suyos no le recibieron"), a un lugar seguro por un tiempo, para que pueda crecer en silencio y volver un día de una tierra extranjera a la tierra donde será grande. 

San José ruega por nosotros, ruega por la Iglesia Y halanos, hala, hala. ∎