vie, 8 de octubre de 202110 minutos de lecturaBernhard Meuser

Premarital Sex

"Que las relaciones sexuales prematrimoniales vuelven la elección del compañero de vida adecuado más difícil que fácil" (San Juan Pablo II)

Ⓒ Photo by cottonbro from Pexels.

¿Qué es eso?


Por "relaciones sexuales prematrimoniales" se entiende la relación de pareja en la que un joven y una joven ya se acuestan juntos sin haber tomado un compromiso definitivo el uno por el otro. La Iglesia no es hostil al cuerpo y no quiere estropear la diversión del sexo a los jóvenes, pero recomienda encarecidamente que solo se dé el paso a las relaciones sexuales plenas cuando todo esté en su lugar: el amor y el deseo, la fidelidad completa, la decisión exclusiva del uno por el otro tomada delante de Dios y la apertura a dar vida a los hijos. La Iglesia solo puede llamarse protectora del amor si habla claramente sobre este punto. Tener relaciones sexuales no es solo una expresión placentera de afecto; también puede significar que (a pesar de los “métodos anticonceptivos infalibles") se dé vida a un niño que luego podría tener que vivir sin la seguridad de un hogar con padre y madre. La experiencia muestra también "que las relaciones sexuales prematrimoniales vuelven la elección del compañero de vida adecuado más difícil que fácil" (San Juan Pablo II).

¿Qué dice la Biblia?


La Sagrada Escritura no dice nada al respecto porque en la época de Jesús se daba por sentado que las personas no vivían juntas antes del matrimonio. Con mayor claridad, la importancia del matrimonio se subraya ya en el primer libro de la Sagrada Escritura: Porque “no conviene que el hombre esté solo”, Dios quiere “hacerle una ayuda adecuada” (Gn 2,18); y por eso “el hombre deja a su padre y a su madre y se une a su mujer, y los dos llegan a ser una sola carne” (Gn 2,24). Jesús refuerza una vez más esta unidad tan vivamente expresada (“...una sola carne...”) añadiendo una frase que se ha convertido en una especie de roca del pensamiento cristiano sobre el matrimonio: “Ya no son dos, sino una sola carne. Por tanto, lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre” (Mt 19,6). En el ‘hacerse uno’ erótico-sexual -la boda- surge algo completamente nuevo, una unidad que ya no puede dividirse. Es al mismo tiempo el punto de inflexión existencial en la vida de un hombre y su esposa, ya que es algo divino. Dios los une a los dos, crea una alianza en la que Él mismo entra y la declara indisoluble. Al mismo tiempo, el matrimonio se convierte en un “sacramento”, un signo sagrado de algo aún más grande: los hombres deben ver en él hasta qué punto Dios se ha comprometido indisolublemente con su pueblo y Cristo con la Iglesia. Es por eso que la Iglesia señala repetidamente que el sexo no es un juguete para personas que solo se han encaprichado con la otra. El sexo es la señal más vinculante del lenguaje corporal y es lo opuesto a “sin compromiso". Prematrimonial, extramatrimonial, co-matrimonial... esto solo indica que las personas aún no están (o ya no están) en el nivel de amor para el que Dios las creó.

La pequeña catequesis YOUCAT.


El Jardín de la Reina

Una vez hablé sobre catequesis con un obispo que no era, obviamente, un fanático de los catecismos, y tampoco del Catecismo para Jóvenes: "YOUCAT no está actualizado", dijo. "¿Qué quieres decir con eso?" le pregunté. "Sí, lo que dice sobre las relaciones sexuales prematrimoniales, ¡ya nadie se adhiere a eso!". Este punto de vista no me pareció muy convincente. Si es cierto, por ejemplo, que no se le debe pegar a un niño, entonces eso es cierto tanto si uno, todos o simplemente nadie utiliza la violencia contra los niños. También me hizo fruncir el ceño un sacerdote suizo algo entrado en años que sermoneó a un joven visitante polaco sobre el hecho de que la Suiza católica ya estaba un poco más adelantada en materia de homosexualidad y relaciones prematrimoniales que Polonia. Estos simpáticos señores mayores guiñan un poco el ojo y piensan que así le irá bien a la siguiente generación.

Pero, ¿qué dice YOUCAT 407 sobre por qué se encienden ciertas luces de alarma en la enseñanza de la Iglesia cuando los jóvenes se acuestan así, sin más? ¿Por qué? La respuesta es: “Porque quiere proteger el amor. Una persona no puede hacer a otra un regalo mayor que el don de sí misma. «Te quiero» significa para ambos: «Solo te quiero a ti, te quiero totalmente y te quiero para siempre». Puesto que esto es así, no se puede decir en realidad «Te quiero» a prueba o por un tiempo, tampoco con el cuerpo”. Y luego dice: “Algunos creen tener propósitos serios en sus relaciones prematrimoniales. Y, sin embargo, estas contienen dos reservas que no son compatibles con el amor: la «opción de dejarlo» y el temor a tener un hijo. Dado que el amor es tan grande, tan santo y tan irrepetible, la Iglesia pide con insistencia a los jóvenes que esperen a estar casados para tener relaciones sexuales”. ¿Es esto poco razonable? No. ¿Es una exageración? Para algunos, incluso para la mayoría: tal vez.

En la puerta de su jardín ...

...había una vez una hermosa y joven reina. Un día un joven llamó a su puerta y pidió que le dejaran entrar. La reina le tomó cariño y le dijo: “Te dejaré entrar. Ven. Te doy lo que tengo, el espacio y el tiempo, mi reino y mi amor. Eres fuerte y protegerás los límites de nuestro jardín. Juntos lo cuidaremos, viviremos de sus frutos y envejeceremos con los árboles. Nuestros hijos jugarán en el jardín y nos divertiremos en él. Pero sabedlo: No volverás a salir de este jardín”. Entonces el rostro del joven caballero se ensombreció y dijo: “Quería visitarte y jugar contigo. Pero no quería convertirme en tu prisionero. Hay tantos jardines en el mundo, todos los cuales no he visto”. – “Podías elegir”, dijo la reina y se dio la vuelta.

Eso es solo un cuento de hadas. En la realidad de nuestros días, el joven dice: "¡Tú también quieres esto!". La hermosa y joven reina teme que tal vez ningún caballero de verdad vuelva a acercarse a la puerta del jardín. Le abre la puerta y los dos juegan juntos. Se divierten hasta que el joven recuerda que puede haber otros jardines en los que haya algo en juego.

Después del tercer caballero de este tipo, la hermosa y joven reina también se transforma: se olvida del jardín real y "lo quiere también". Sin embargo, la verdad permanece: básicamente, toda mujer es una reina y merece ser tratada como tal. Y en realidad, hay un caballero secreto en cada hombre que merece ser desafiado como un caballero.

El jardín cerrado

En el libro más erótico de la Sagrada Escritura -el Cantar de los Cantares-, el jardín desempeña un papel importante; dice: “Eres un jardín cerrado hermana mía, novia mía; eres un jardín cerrado, una fuente sellada” (Ct 4,12). El jardín es una imagen para la riqueza interior de una mujer joven que todavía está “cerrada”, es decir, que aún no se ha entregado a un hombre. Ciertamente, no quiere guardarse para sí los tesoros de su amor; anhela el juego del amor y la unión, y dice: "¡Que mi amado entre en su jardín y saboree sus frutos deliciosos!" (Ct 4,16). Y, en efecto, ahí está la promesa de todos los manjares - "Mirra... miel... vino... leche... ¡Coman, amigos míos, beban, y embriáguense de amor!" (Ct 5,1).

No hace falta decir que esto no coincide con los principios ideológicos de la Revolución Sexual. Estas ideas, con las que se está inundando el mundo actualmente, no están hechas para reinas y caballeros, sino para personas que se han decidido por el amor romántico. Se promete un nuevo nivel de felicidad (a todos los que participen). Dicen los de la Revolución Sexual: “olvida todo lo que has oído sobre el hombre, la mujer, el amor, el matrimonio, los niños, la decencia, la moral, Dios y la responsabilidad. ¡Hay sexo puro y sin adulterar! El sexo que todo el mundo busca: ¡los niños, los jóvenes, los adultos, los ancianos! ¡Admítelo! Detrás de su inocente fachada, todos quieren una sola cosa: ¡el máximo placer! Así que: ¡Suelta! ¡Juega! ¡Prueba! ¡Pónganse de acuerdo en lo que les gusta! Y si todavía necesitan amor, matrimonio, hijos, decencia, moralidad y responsabilidad, por favor, ¡nadie se los impide!”.

"Envoltorio" para un milagro

Una mujer que sigue siendo un "jardín cerrado" parece una broma desde esta perspectiva. De hecho, algunas chicas de entre 12 y 16 años no tienen más problema que el de deshacerse cuanto antes del ridículo estatus de virgen. Esto no es "técnicamente" un problema y suele pasar rápidamente. Sin embargo, las chicas se dan cuenta a menudo de que, en lugar de adquirir una experiencia, se les inflige una herida que les duele emocionalmente de forma profunda y permanente. Los adolescentes entrenados por la pornografía, que buscan “convertir en mujeres a las niñas estúpidas”, no tienen ni idea del "jardín cerrado"; y a veces ni siquiera saben que una mujer tiene un vientre. No saben que el secreto más profundo de esa persona sobre la que solo están disfrutando durante 10 minutos tiene espacio en su interior: espacio para otro ser humano que todavía no está ahí. Es un "envoltorio" para un milagro.

Para que un niño venga al mundo y al vientre materno, necesita al hombre. Y necesita, al entrar el pene del hombre en la vulva, una "violación" de la integridad corporal de la mujer. Una mujer sabia guarda con razón el "jardín cerrado" como un tesoro. Solo el amor con un Sr. Correcto cuidadosamente elegido y probado a fondo hace que la preciosa inviolabilidad de la mujer pueda ser violada. Solo en el amor la mujer anhela esta ruptura de la herida. Porque es a través de una herida de amor que se produce el milagro de la vida.

Solo en el amor digno de ese nombre, el sexo no es un traspaso ilegítimo de los límites. Y cualquier “uso” de un ser humano sin este amor es un abuso. Dios ha sido el inventor del proyecto humano; ha puesto en el ser humano instintos básicos que hacen que las mujeres bellas y los hombres fuertes se anhelen y quieran unirse sexualmente. Pero no hay que pensar que Dios es tan poco imaginativo como si solo hubiera dotado a las personas de un "impulso sexual" adecuado para este fin. Dios ha incrustado el deseo del sexo en algo mucho más grande: en el amor. Más imaginativo aún: ...en el amor que la mujer necesita y puede dar a su manera. Y en el amor que los hombres necesitan y pueden dar a su manera.

Bernhard-Viktor Christoph-Carl von Bülow (1923 – 2011), known as Vicco von Bülow or Loriot, was a German comedian, humorist, cartoonist, film director, actor and writer.

"Las mujeres son diferentes - y también los hombres..."

…hace tartamudear el humorista alemán Loriot (1923-2011) a un padre indefenso que intenta ilustrar a su hijo. Cuánta razón tiene. ¿Cómo aman las mujeres? Las mujeres quieren ser vistas y reconocidas; por eso se ponen tan guapas que los hombres no pueden dejar de mirarlas. Son seres con un sueño de futuro, de belleza, de hogar, de un jardín donde los niños crecen y son felices. La clave de esta visión es un hombre fuerte. Debe ser sano e irradiar el impulso de crear una nueva y fascinante realidad con ella a través del trabajo en equipo. Ella quiere poder confiar en él para construir un muro alto alrededor de su intimidad compartida y su nido preparado para los niños, si es necesario. El proyecto de los hijos presupone estabilidad y un entorno seguro durante al menos dos décadas. Esto no puede hacerse con un hombre infantil.

Las mujeres se parecen más a los diseñadores de interiores, que ya saben cómo será el cuarto de los niños, aunque todavía no conozcan al arquitecto. Los hombres son más como los arquitectos. No les interesa tanto la ropa de cama ni el papel tapiz pintado con flores. Quieren construir algo que merezca respeto. También hay un pequeño conquistador en cada hombre. Si este "conquistador" no es domado por una mujer inteligente, la conquista se convierte en un fin en sí misma. Un hombre así no deja tras de sí más que ruinas conquistadas.

Una mujer que sabe lo que vale se deja conquistar por su marido de tal manera que este sabe que “ha llegado”, que ya no tiene que deambular inquieto de jardín en jardín para “recoger más trofeos”. Los hombres realmente fuertes encuentran irresistibles a las mujeres orgullosas y hermosas. Lo más tonto que pueden hacer las mujeres jóvenes es dejarse conquistar sin oponer resistencia. Y a veces la mejor experiencia sexual para un joven que no puede mantener las manos quietas es una bofetada en la cara.

Pero cuando la "reina" hace una señal al "caballero": "Puedes tenerme. Pero te costará la vida", entonces el joven aprende que el amor no le cuesta una entrada de cine y unas flores del supermercado. Entonces tiene que darlo todo por la mujer que merece la pena. Y entrar en el proyecto de matrimonio y familia.

El orden importa

Antes, la gente se conocía. Luego se hacían amigos. Luego se enamoraban. Luego hacían público su amor. Luego hacían que Dios estuviera a bordo y se casaban ("...hasta que la muerte los separe"). Luego tenían sexo. Luego venían los hijos. Era un orden brillante para la felicidad. Hoy en día es frecuente que primero se tenga sexo. Luego viene un hijo. Luego se conoce al otro. Luego se desenamoran. Y luego les dicen a sus amigos a través del smartphone que "seguiremos siendo buenos amigos".

El Papa sabe también que el orden se confunde por diversas razones: “En algunos países, muchos jóvenes a menudo son llevados a posponer la boda por problemas de tipo económico, laboral o de estudio. A veces, por otras razones, como la influencia de las ideologías que desvalorizan el matrimonio y la familia, la experiencia del fracaso de otras parejas a la cual ellos no quieren exponerse, el miedo hacia algo que consideran demasiado grande y sagrado...” (Amoris Laetitia, 40)

Puede ser increíblemente difícil para los jóvenes desearse físicamente y que se espere hasta el matrimonio para la unión plena. Pero es la única solución. En cierto modo, el sexo es el matrimonio. Y para un matrimonio de verdad, no se puede prescindir de todo lo que constituye el verdadero amor: la seguridad, el compromiso de por vida, la decisión de no dejarse nunca más. Y si simplemente se empieza por el lado equivocado después de una noche salvaje en el club, pueden producirse heridas casi imposibles de curar. Porque si uno o el otro luego no puede cumplir lo que promete con el cuerpo, es una mentira de matrimonio. Por lo general, luego siguen muchas mentiras: escapadas sexuales, proyectos bajo reserva, amor temporal.

El matrimonio es lo más grande. Algo único en la vida. No se puede repetir el matrimonio tantas veces como se quiera. Es aconsejable hacerlo una vez y nunca más. Con una sola persona. Para siempre. ∎